biosferadigital

El MIAC es un desastre mayúsculo, no sirve para nada

biosferadigital 13/9/2017

Espacio Dörffi llega para “revolucionar y agitar”, pero “no para competir” con las instituciones, al contrario para sumar. Así lo presentó su gestor, el joven comisario independiente de arte Adonay Bermúdez en la entrevista informativa que este martes emitió Biosfera Tv.

Bermúdez define Dörffi como un centro de arte "independiente y atípico" al que no se le puede catalogar de galería pues, aparte de exposiciones, albergará talleres, conferencias, visionados o presentaciones de libros, es decir actividades que están más relacionadas con un centro de arte que con una galería.
 
Este espacio, que toma su nombre de la aldea suiza por la que Heidi corría ladera abajo, es además un espacio 100% privado. Está situado en Maneje, en una zona de fácil acceso y aparcamiento. Sus instalaciones se articulan en dos partes, una centrada en exposiciones temáticas mensuales y otra zona comercial en la que se puede adquirir un amplio abanico de piezas de arte a precios asequibles. 
 
Dörffi abrió sus puertas hace apenas cuatro días, y lo hizo con una exposición que no ha sido elegida al azar: ‘Me duele España’, una mirada crítica e irónica a nuestro país. Bermúdez “lo tiene claro”, pretende que su espacio esté relacionado con la línea que ha seguido como comisario, un reguero basado en la crítica social, política o económica, y con tintes feministas.
 
Bermúdez, que se considera una persona “muy crítica con las instituciones”, ha puesto en evidencia la compleja situación que atraviesa el arte en Canarias por su condición de lejanía. Para el comisario, la insularidad deriva en dos problemas: por un lado, el transporte de obra se encarece, “a veces sale más caro el transporte que la propia obra en sí”. Por otro lado, las aduanas complican aún más el desarrollo de esta industria. “Estamos a años luz de que las instituciones sean conscientes de estos problemas e intenten modificarlos para ayudar a que los artistas canarios tengan las mismas oportunidades que el resto de artistas nacionales”, aseveró.
 
Adonay dijo no estar a favor de la "gratuidad" o del "todo subvencionado”, sin embargo opina que las instituciones deben "fomentar la cultura" para que de ella se derive una industria y que, a partir de ahí, tanto artistas como gestores puedan vivir de su trabajo. El comisario sostuvo que la industria cultural "no se genera de la nada"; hay que ser conscientes de que si le pagamos a un músico para que actúe, también hay que pagarle a un artista por que nos ceda su obra para una exposición. “Esto hay que cambiarlo y estoy contento porque El Almacén lo ha entendido”. 
 
La apertura del CIC El Almacén ha producido un “cambio bestial” en la isla, a juicio del comisario. “Lanzarote es totalmente diferente a hace un año”, y a eso también ha contribuido la aportación de asociaciones como Ars Magna, Parto Cerebral o Punctum que “están impulsando a que las instituciones se actualicen, y además, defendiendo unas buenas prácticas”.
 
En la cara opuesta de la moneda se encuentra el Museo Internacional de Arte Contemporáneo (MIAC) del Castillo de San José: “es un desastre mayúsculo, no sirve para nada”. Se trata de un museo “totalmente obsoleto” que "no está relacionado con la población y en el que no hay una línea, un argumento, ni siquiera apoya a los artistas locales; de hecho, la última vez que expuso un artista local fue en 2012", criticó durante la entrevista.
 
Además, “el MIAC lleva años sin exponer a mujeres de manera individual y eso no lo puede hacer una institución”. Bermúdez no sólo tildó al centro de arte como "machista", sino que también lo llamó "obsoleto" y a colación comentó: "En Lanzarote lo llamamos ‘el cementerio’, y tenemos la broma de decir que solamente exponen los muertos; es una brutalidad, pero es muy realista con la situación, no hay arte contemporáneo". 
 
Algo “muy peligroso”, según el gestor de Espacio Dörffi, es que el MIAC "lleva años siendo el peor museo de España en transparencia". "No se sabe absolutamente nada de su organización, ni de su entramado interno, tampoco qué obras hay o cuáles han desaparecido", explicó para luego añadir: “Eso es una bomba de relojería que un día va a estallar y se va a llevar por delante a mucha gente”.

4 Comentarios

Un diagnóstico muy certero, Adonay, y muy valiente. Lo del cementerio es de libro, un museo internacional que depende de Turismo y que es un coto cerrado para un único artista local.
Totalmente de acuerdo. El MIAC es un ghetto reducido a intereses personales de su directora, donde pueden exponer unos alumnos de una escuela de arte de Alemania pero que se cierra a cal y canto para cualquier iniciativa local. Es un museo muerto, fuera del contexto nacional, e inútil para lo local.
Haciendo amigos. No tiene necesidad de sostener su proyecto artístico evidenciando el fracaso de otros ni mencionando a Manrique. César murió y dejó su obra. Punto.
Que tenga que venir un chico joven y sin cadenas a tener que decir lo que todo el mundo sabe y nadie se atreve a decir... ¡Qué vergüenza! Vergüenza de sociedad esta, vergüenza la gente de la cultura.

Añadir nuevo comentario