Punto y final a los aviones supersónicos: el Mando Operativo Aeroespacial finaliza su intervención

El ruido de estos aviones supersónicos de combate por los aterrizajes y despegues acabó en más de una ocasión con la paciencia de los vecinos. Así lo reconoció el propio alcalde a este medio, “hemos recibido millones de quejas”.

Punto y final a los aviones supersónicos: el Mando Operativo Aeroespacial finaliza su intervención

Concluye la primera activación ‘Eagle Eye’ de 2021, que se ha llevado a cabo en Lazarote, liderada por el Mando Operativo Aeroespacial (MOA), bajo control operativo del Mando de Operaciones. Una noticia que probablemente celebren muchas personas de la isla. Y es que el ruido de estos aviones supersónicos de combate por los aterrizajes y despegues que vienen realizando durante esta semana acabó en más de una ocasión con la paciencia de los vecinos. Así lo reconoció el propio alcalde a este medio, “hemos recibido millones de quejas”, aseguró el primer edil.
 
Recordamos, dicha activación del MOA se encuentra dentro del marco de las operaciones permanentes de las Fuerzas Armadas, que se llevan a cabo las 24 horas del día los 365 días del año. En total han participado en esta activación más de 2.000 efectivos, se han realizado más de 70 misiones aéreas y aproximadamente 175 horas de vuelo. 
 
Además, la activación se ha llevado a cabo cumpliendo todas las medidas de prevención frente a la COVID-19. El objetivo de la activación ‘Eagle Eye 21-01’ ha sido asegurar, mediante la coordinación de medios aéreos, terrestres y navales, la integración conjunta de todas las capacidades y la eficiencia del Sistema de Defensa Aeroespacial nacional. 
 
De esta forma se consigue maximizar la eficiencia de los medios de las unidades para garantizar la vigilancia y defensa del espacio aéreo de soberanía e interés nacional. Para ello, se han llevado a cabo diferentes misiones aéreas defensivas como respuesta a incursiones y movimientos de aeronaves no identificadas, a través de las que se ha conseguido mejorar el entrenamiento de todos los medios participantes. Estas actividades operativas ponen de manifiesto la alta capacidad y eficacia de las Fuerzas Armadas para contribuir a la seguridad y defensa de España mediante la sinergia entre sus mandos componentes.
 
Medios personales y materiales ‘Eagle Eye 21-01’ Por parte del Ejército del Aire de seis aviones de combate Eurofighter Typhoon del Ala 11, además de la Jefatura del Sistema de Vigilancia y Control Aeroespacial (JSVICA) y sus unidades, entre las que destacan el Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE) de la Base Aérea de Torrejón y las ubicadas en el archipiélago canario: el Grupo de Alerta y Control (GRUALERCON) y los Escuadrones de Vigilancia Aérea (EVAs) 21 y 22. 
 
Las diferentes respuestas a los peligros potenciales se han ejecutado con los medios más apropiados para cada ocasión, empleando tanto los Eurofighter del Ala 11, como las Unidades de Artillería Antiaérea y la fragata Álvaro de Bazán. Del mismo modo, se ha compartido con todas estas plataformas la situación aérea en tiempo real para comprobar la comunicación y eficacia de los enlaces disponibles. Durante la activación, aviones de combate del Ejército del Aire simularon atacar posiciones de los Sistemas de Armas para que el personal pudiera entrenar de forma simulada cómo combatir una amenaza aérea.

Punto y final a los aviones supersónicos: el Mando Operativo Aeroespacial finaliza su intervención
Comentarios