Literatura

Los libros, el recurso al que agarrarse si se nos resiste la vuelta a la rutina tras las vacaciones

Libros
Libros
Para todo mal, un libro. Leer sigue siendo, con permiso de las series de tv, la vía de escape recomendada por expertos con la que hacer más llevaderos los momentos menos gratos
Los libros, el recurso al que agarrarse si se nos resiste la vuelta a la rutina tras las vacaciones

"Bálsamo", "ventana" o "viaje" son algunos calificativos que se dan a la literatura, pero ahora que los días de vacaciones van llegando a su fin se convierten también en píldoras mágicas que contrarrestan esa sensación de desasosiego que da ver cómo la felicidad del verano se termina.

Editores y escritores lo tienen claro: para todo mal, un buen libro (aunque la rima quede mejor así: para todo mal, la mar). Por eso, en estos días en los que el calendario llega a su fin, David Trías, director literario de Aguilar y Plaza y Janés, no lo duda: hay que leerse "Los días perfectos", de Jacobo Bergareche (Asteroide).

"Una novela llena de luz -con sus inevitables claroscuros- sobre la pasión amorosa, sus expectativas y sus desenlaces. Ahora que las estadísticas nos dicen que el número de separaciones se incrementan al regresar de vacaciones esta novela nos habla de las consecuencias de los amores, de los 'días perfectos' y de los 'minutos de oro' que uno vive con la persona amada", ha contado a Efe.

Pero si su caballo ganador es esta obra es también porque la novela, añade, habla del "tedio, claro": "Y de Faulkner. Y de los colchones de hoteles de los amantes y de la paternidad: de hecho, la novela arranca con una sublime guerra de cosquillas entre el protagonista y su hija, un listón narrativo casi insuperable para una novela escrita en estado de gracia".

El humor, la pasión, las aventuras...

Y gracia, pero la que hace referencia a la capacidad de hacer reír, es lo que tiene "La hija de Robert Poste", de Stella Gibbons, el libro que recomienda con "pudor" Enrique Redel, editor de Impedimenta, porque él mismo ha sido el encargado de reeditarla en España.

"La habría recomendado también si no fuera nuestra", matiza. "Considerada una de las novelas humorísticas más perfectas de la literatura inglesa, y un 'longseller' imperecedero desde hace 90 años, se abre con un epígrafe de 'Mansfield Park', de Jane Austen, que reza: 'Que otras plumas se ocupen de la culpa y las desgracias'", afirma sobre esta novela "optimista, bien encarada" y que "arranca sonrisas y risas constantes".

Y por aquello de no ser un editor ególatra, Redel propone también otra novela que le "robó" el corazón el verano pasado: "El último verano en Roma", de Gianfranco Calligarich (Tusquets). "¿Por qué la recomiendo? Porque es la gran novela de la nostalgia del verano que nunca se repetirá. Se lee en un rato, es bellísima, inspiradora, y retrata como pocas novelas que yo haya leído la exaltación del amor y la tragedia de su pérdida", apunta.

Con el objetivo de reírse, el escritor sevilla Francisco de Paula, conocido como Blue Jeans, opta también por "Sin noticias de Gurb" de Eduardo Mendoza (Seix Barral) porque este libro le obligó a salir de una cafetería ya que esta "singular historia" le provocó un "ataque de lágrimas y carcajadas".

Inés Martín, escritora ganadora del Premio Nadal 2022, se lanza a proponer una novela que llegará a las librerías el 1 de septiembre, "La autopista Lincoln" de Amor Towles (Salamandra).

Una novela "río", según la califica, en la que el autor narra el viaje de dos hermanos en busca de un porvenir por la autopista más antigua de Estados Unidos a comienzos de la década de los 50.

"Apasionante, entretenida y tan bien narrada que parece que escribirla hubiera sido fácil, pero nada más lejos de la realidad, pues es un prodigio de escritura. La mejor receta para volver a la dura realidad tras el parón estival", describe.

Y otro ganador del Nadal, pero en la edición de 2016, el escritor Víctor del Árbol, recomienda dos lecturas que son "ensoñaciones de Oriente para volver a la rutina". Se trata de "Seda", del italiano Alessandro Baricco (Anagrama) y, para los más "perversos", "El amante" de Marguerite Duras (Tusquets).

También una autora es la elegida para leer por la escritora Pilar Adón: Josephine Tey. La recomienda en general, porque para ella cualquiera de sus obras son "redondas, brillantes" y "dotadas con una sencillez que reconcilian con el mundo".

"Son agudas, luminosas, y en cierto modo despiertan las antiguas sensaciones de la infancia, cuando nos quedábamos pegados a un libro y queríamos leer a cualquier hora para saber cómo seguía", concluye esta escritora que en septiembre regresa con "De bestias y aves" (Galaxia Gutenberg)

Los libros, el recurso al que agarrarse si se nos resiste la vuelta a la rutina tras las vacaciones
Comentarios