Espacios naturales

Timanfaya, el Parque Nacional que se inspiró en Nuevo México

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Con el Decreto de 9 de agosto de 1974, publicado en el Boletín Oficial del Estado el 17 de septiembre del mismo año, Timanfaya adquiere la categoría de Parque Nacional

Timanfaya, el Parque Nacional que se inspiró en Nuevo México

En marzo de 1974, el director del extinto Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA) solicitó oficialmente al Ministerio la declaración de un Parque Nacional en Timanfaya, iniciándose un período de información pública del informe que fundamentaba la petición. Realizado por el ingeniero de Montes Juan Nogales Hernández, el estudio había sido encargado un año antes y abordaba la historia del volcanismo y las condiciones físicas, geológicas, botánicas y faunísticas del espacio, así como el entorno socio-económico, el régimen de propiedad y una propuesta de delimitación, que resulto polémica desde el primer momento.

El Parque Nacional de Nuevo México, la inspiración

La historia de la declaración viene recogida en la ‘Guía de visita del Parque Nacional de Timanfaya’ (2005), redactada por Esperanza Martínez Puebla, Jesús Prieto Ruiz y Aurelio Centellas Bodas. Los autores cuentan que el proceso comienza en 1973 a partir de una casualidad. El entonces presidente del Cabildo Insular, José Ramírez Cerdá, “recibe una postal del entonces Jefe del Puerto de Las Palmas que acababa de visitar un Parque Nacional de Nuevo México, cuyo paisaje tenía ciertas similitudes con Timanfaya: un zona árida sin apenas vegetación”. Ramírez considera que las Montañas del Fuego no son menos y ordena iniciar los trámites.

Al poco, ICONA-Canarias lleva a cabo una gran consulta pública a autoridades provinciales y locales, además de múltiples sociedades cívicas y asociaciones ecologistas, de las que se obtuvo su apoyo y adhesión a la declaración. En esta etapa de consulta, el Cabildo, además de su respaldo, reivindicó sus derechos adquiridos sobre la explotación de los servicios turísticos, que le fueron respetados. Con el Decreto de 9 de agosto de 1974, publicado en el Boletín Oficial del Estado el 17 de septiembre del mismo año, Timanfaya adquiere la categoría de Parque Nacional.

Las Montañas del Fuego, anteriores al Parque Nacional 

Cuando Timanfaya es declarado Parque Nacional, las Montañas del Fuego llevaban seis años operando formalmente dentro de la red de Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote, aunque su trayectoria como enclave turístico es muy anterior y se consolida en la década de los cincuenta del siglo XX. En 1968 se construye la Ruta de Los Volcanes, la carretera que discurre por el corazón de las Montañas, y en el Islote de Hilario se edifica el restaurante El Diablo y la plataforma para el aparcamiento de vehículos, a la vez que se habilitan las instalaciones de exhibición de las anomalías geotérmicas de fuego y agua.

El Parque Nacional cumplirá medio siglo de vida en 2024, una declaración que garantiza la protección de la valiosa flora —invasora vinagrera mediante— y fauna que habita en sus 51 kilómetros cuadrados de superficie, en realidad una parte tan solo de los 174 kilómetros cuadrados afectados por las erupciones volcánicas acaecidas entre 1730 y 1736 y, más tarde, en 1824. Para entonces, deberá estar totalmente operativo el nuevo régimen de acceso a las Montañas del Fuego, que acabará con las largas esperas y en el que no tendrá cabida el vehículo particular.

Timanfaya, el Parque Nacional que se inspiró en Nuevo México
Comentarios