LUGARES

La Casa Amarilla, repasos a la memoria

Desde que se reconvirtió en espacio expositivo, la vieja Casa Cabildo se ha erigido en el más íntimo rincón de nuestra memoria.

La Casa Amarilla, repasos a la memoria

Situada en pleno corazón de la calle Real, la antigua Casa Cabildo es hoy un espacio divulgativo que organiza exposiciones temporales orientadas a difundir el conocimiento y la memoria de la isla. Las exposiciones que viene organizando son magníficas ocasiones para visitar la que fue sede del Gobierno insular durante casi un siglo.
 
La Casa Amarilla se denominada así por el revestimiento exterior del edificio, de cerámica vidriada de colores verdes y ocres. En su origen, el exterior del inmueble iba a ser de cemento, pero al final se decidió recubrirlo de azulejos biselados. Cuando llegó la partida que fue encargada a tal menester, se apreció que eran de diferentes colores, quizá debido a algún error, por lo que se optó por intercalar los tonos, dando el resultado que hoy conocemos.
Su estilo arquitectónico ha sido calificado de ecléctico

Símbolo durante décadas del poder político insular en la calle principal de Arrecife, la primera sede del Cabildo fue declarada Monumento en 2004. Su estilo arquitectónico ha sido calificado de ecléctico, que es como decir que no es ninguno en concreto sino que se basa en múltiples estilos. Los ejemplos eclécticos que se conservan en la ciudad datan del primer tercio del siglo XX, entre los que se también se encuentra la antigua fábrica La Defensa o la residencia Alespa, ambos situados asimismo en la calle Real.

La distribución en planta responde a las necesidades de un edificio oficial de la época, que reclamaba espacios para oficinas y despachos para la administración insular, incluyendo un pequeño salón de plenos. Conservando su estructura, el inmueble ha sido reconvertido para albergar exposiciones temporales.
 
La primera exposición individual de César Manrique acaeció aquí en 1942
La antigua Casa Cabildo es el primer edificio de la isla construido expresamente para la administración pública. Sus valores, por lo tanto, no son sólo arquitectónicos sino históricos, ya que en su interior tuvieron lugar importantes acontecimientos políticos, sociales y hasta culturales para la isla. La primera exposición individual de César Manrique, de dibujos, acaeció en la vieja sede del Cabildo Insular, en 1942.
 
El inmueble, que en otro tiempo albergó la sede del gobierno insular, ha sido rehabilitado en fechas recientes. La Casa Amarilla presenta dos plantas con cubierta plana de azotea y tres fachadas. El cuerpo central de su frontis está rematado por una estructura cúbica con esferas de reloj en tres de sus caras. El proyecto del edificio se firmó en 1928.

La Casa Amarilla, repasos a la memoria
Comentarios