MEDIO AMBIENTE

Alertan del peligro de los gatos cimarrones asilvestrados para la fauna de Canarias

Foto cedida por los asociaciones de conservación

Organizaciones formadas principalmente por profesionales del mundo de la conservación, la biología y el ámbito científico presentan alegaciones al Anteproyecto de Ley del bienestar animal

Alertan del peligro de los gatos cimarrones asilvestrados para la fauna de Canarias

La Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Canaria, la Asociación para la Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Teno, el Grupo de Ornitología e Historia Natural de las islas Canarias y la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza han elaborado conjuntamente unas alegaciones al Anteproyecto de Ley de protección, derechos y bienestar de los animales, elaborado desde la Dirección General de Derechos de los Animales, Ministerio de Derechos sociales y Agenda 2030 con el objetivo de alertar del peligro de los gatos cimarrones asilvestrados para las especies silvestres autóctonas de Canarias, y fundamentalmente para aquellas que se encuentran en peligro de extinción.
 
Estas asociaciones apuntan que “ nos preocupa que, la actual redacción de algunos artículos, hará casi imposible la adopción de medidas de control de los gatos asilvestrados lo que supondría agravar, aún más, el estado de amenaza de varias especies endémicas como el pinzón azul de Gran Canaria, los lagartos gigantes de El Hierro, La Gomera y Tenerife, la lisneja de Lanzarote y Fuerteventura (especies de lagartija) o la musaraña canaria, entre otras”
 
“Si bien consideramos que este anteproyecto contiene aspectos muy positivos para tratar de eliminar el maltrato de animales domésticos, por otro lado, es muy nocivo para la conservación de las especies silvestres autóctonas. El querer implantar los métodos CER (captura-esterilización-retorno) para controlar a los gatos cimarrones es un planteamiento disparatado e inviable, además de ir en contra de los instrumentos de gestión de los espacios naturales protegidos y de la normativa básica en materia de conservación en nuestro país, así como de las Directivas Europeas básicas en materia de Conservación del medioambiente”, destacan en sus alegaciones estas asociaciones.
 
En sus alegaciones destacan que la ley “debería restringir su ámbito a los animales domésticos que poseen propietarios y residen en domicilios o recintos controlados ya que, de lo contrario, invade competencias de otras normativas nacionales y europeas que pretende conservar la maltrecha biodiversidad que aún existe.Como recomendaciones directas hemos indicado que, para la gestión de los gatos con propietario, tanto para garantizar el bienestar de los animales como para reducir las tasas de depredación que ocasionan en la fauna autóctona, se debe establecer la prohibición de mantener a estos animales en lugares donde no se puede ejercer un adecuado control sobre ellos para minimizar así su acceso a los espacios públicos”. 
 
Según sus argumentos  para tratar de frenar el aumento de gatos, “se hace necesario establecer la obligatoriedad de que todos los gatos con propietario sean esterilizados e identificados. En relación a las colonias de gatos, es imprescindible que se localicen en recintos cerrados, de tal forma que los gatos no puedan entrar ni salir de estas instalaciones y que todos los animales que estén en su interior sean castrados”, afirman. 
 
“En estas condiciones”, añaden, “una población cerrada con todos sus individuos castrados descenderá a corto plazo. Además, con estas instalaciones se eliminarán las fuentes de alimentos de los espacios públicos, que recordemos son la causa por la que existen estas colonias”.
 
 

Alertan del peligro de los gatos cimarrones asilvestrados para la fauna de Canarias
Comentarios