VITICULTURA

Listán tinto y Vijariego, El Grifo no para de innovar

El emblema corporativo de las Bodegas es el Pájaro Grifo y fue diseñado por César Manrique, quien asimismo ideó convertir la antigua bodega en un museo.
Listán tinto y Vijariego, El Grifo no para de innovar

Bodegas El Grifo no para de innovar. Los hermanos Juan José y Fermín Otamendi acaban de presentar la nueva añada de la mano de su enólogo, Jorge Rodríguez, quien ha propuesto la incorporación del Tinto Listán a su prestigiosa gama ‘Colección’ y un Vijariego con levaduras propias, lo que convierte a El Grifo en pionera en Canarias en esta elaboración. 
 
Entre todos los vinos elaborados por las Bodegas en esta añada sobresale el Malvasía Lías, un caldo seco fermentado durante tres meses en barrica de roble y que, tras esta corta estancia, regresa a los depósitos Inox para continuar otros doce meses de trabajo con sus lías. Se trata de un vino untuoso, denso y largo, complejo y elegante, y de sorprendente longevidad.
 
Asoleados unos 40.000 kilos de Malvasía volcánica, base de Malvasía Canari
Fermín Otamendi, copropietario de Bodegas El Grifo, subrayó durante el acto de presentación que la cosecha de este año “ha sido muy abundante y magnífica en calidad, aunque se nos retrasó dos semanas. Y ha sido tan abundante que incluso hemos tenido la posibilidad de asolear unos 40.000 kilos de Malvasía volcánica, que será la base de nuestro futuro Malvasía Canari”.
 
El Grifo cuenta con un Museo del Vino cuya visita equivale a acceder a un centro de interpretación del volcanismo reciente en la comarca. Tras recorrerlo se comprende mejor La Geria, el paisaje agrario más singular de la isla. Su origen se encuentra en la necesidad que tuvo el agricultor de la época de recuperar las amplias extensiones de fincas de cultivo sepultadas por las cenizas volcánicas, emitidas, sobre todo, en las erupciones volcánicas de Timanfaya, acaecidas entre 1730 y 1736, de forma ininterrumpida.
 
El Grifo es la bodega decana de Canarias y una de las más antiguas de España
El Museo del Vino El Grifo se localiza en las centenarias instalaciones de la compañía ubicadas en este espacio natural protegido. El Museo ocupa una bodega que data del siglo XVIII, en el que se exhiben la propia bodega, el antiguo lagar y la maquinaria de vinificación fechados al menos en 1775, mostrando la evolución de la cultura vitivinícola de la isla desde su nacimiento. También se exhiben prensas de vino, bombas, pisadoras, alambiques y otros útiles para la elaboración de vino y que datan del siglo XIX y principios del XX.
 
Una pieza dedicada a una criatura mitológica, el Grifo, preside la entrada al Museo y las Bodegas desde la carretera general. La parte superior de este animal fantástico es la de un águila de pico afilado y garras poderosas, mientras que la parte inferior es un león de patas musculosas y rabo. El Pájaro Grifo es el emblema corporativo de las Bodegas. El diseño lleva el sello de César Manrique, quien asimismo ideó convertir la antigua bodega en un museo.
 
En el interior del Museo y en las mismas Bodegas se percibe con nitidez la herencia del volcán, la vieja y sólida relación que mantienen, desde hace varias generaciones, los propietarios con la viticultura lanzaroteña. No en vano, llevan más de doscientos años innovando, siempre en vanguardia. El Grifo es la bodega decana de Canarias y una de las diez más antiguas de España.

Listán tinto y Vijariego, El Grifo no para de innovar
Comentarios