CRISIS SANITARIA

Crisis del coronavirus: el verano en el que todo iba bien hasta que, de repente, todo fue mal

Se cumple un año del estallido de la verdadera primera ola de la covid en Lanzarote. La pandemia, tras unos pocos primeros casos que se controlaron sin mayor problema, eclosionó con virulencia hasta el primer cénit de casos: 579 activos el 11 de septiembre de 2020. Luego, este invierno, dejaríamos en nada esa cifra.

Crisis del coronavirus: el verano en el que todo iba bien hasta que, de repente, todo fue mal

Los primeros casos oficiales de covid-19 en Lanzarote fueron dos. Ambos de viajeros de Madrid que se alojaron en Playa Blanca, tal como adelantó Biosfera Digital, en exclusiva. Eso aconteció el 12 de marzo de 2020. Lanzarote tenía dos casos activos de coronavirus.

Los titulares del momento y, sobre todo, las siempre extremistas redes sociales, se tiñeron de apocalipsis. Naturalmente se empezaron a pedir responsabilidades y nos temimos lo peor. Y lo peor iba a llegar, si. Pero tardaría. Entre aquellos dos primeros casos del 12 de marzo de 2020 y los 1.121 del 28 de enero de 2021, transcurrieron ocho meses de angustiosa montaña rusa.

Ese sube y baja de la curva estadística incluyó un periodo valle en el que, mientras el resto de España y el mundo no paraba de contabilizar casos, Lanzarote -y La Graciosa- se mantenían a cero. Ocurrió en el periodo que va del 23 de junio de 2020, cuando la casilla de casos activos quedó a cero, y el 8 de julio en el que cinco positivos truncaron la racha. Desde ese día el contador de casos activos no ha vuelto estar a cero.

Empezó entonces el incremento de contagios que achacamos al regreso de los universitarios y a las ganas de salir tras muchas semanas de confinamiento. Una verdadera primera ola que llegó a dejar 69 nuevos casos en un solo día (el 27 de agosto de 2020). Y un máximo de 579 contagios activos el 11 de septiembre.

Bajar para volver a subir más fuerte todavía

La situación empezó a remitir a partir de esa fecha. Y, con algunas variaciones, tocó fondo el 21 de diciembre de 2020. Ese día, en Lanzarote, solo había 38 personas enfermas de covid. De ellas únicamente una ingresada en el Hospital General Dr. José Molina Orosa. 

Y ahí, coincidiendo con el periodo de vacaciones navideñas, llegó la segunda ola a Lanzarote. Apenas cinco semanas después, el citado 28 de enero, el número de casos activos alcanzó el pico máximo histórico: 1.121 personas enfermas. 59 en el Hospital, de ellas 14 en la UCI.

Las fuertes medidas restrictivas impuestas -Lanzarote estrenó el nivel 4 de alerta anti covid- resultaron cruciales para controlar la pandemia. Desde finales de enero no hemos vuelto a llegar a esas cifras. Hubo otro pequeño conato entre mayo, cuando se produjo una nueva subida que llegó a los 239 acumulados.

La cifra más baja de los últimos meses la encontramos el pasado 1 de julio, con 59 casos activos. El día anterior el Hospital General de Lanzarote se había quedado vacío de pacientes. Hasta entonces habían muerto 50 personas por la pandemia.

Crisis del coronavirus: el verano en el que todo iba bien hasta que, de repente, todo fue mal
Comentarios