CRISIS SANITARIA | Acoso escolar

Del acoso escolar al ciberacoso, el riesgo sigue durante la cuarentena

Casi el 22% de los estudiantes de sexto de Primaria de Lanzarote han sufrido en alguna ocasión acoso escolar, según un estudio realizado por el colectivo Actúa en 2019.

Del acoso escolar al ciberacoso, el riesgo sigue durante la cuarentena

Habrá quien crea que el cierre de los colegios y el confinamiento en los hogares ha puesto fin al acoso escolar, pero no está claro que sea así. A falta de datos, entra dentro de lo probable que prosiga y hasta que haya aumentado el ciberacoso, es decir, el maltrato que se da a través de Internet y las redes sociales. El acoso escolar se caracteriza por ser una conducta intencional, repetida y mantenida en el tiempo que pretende conseguir la intimidación de la víctima, se da entre compañeros de clase y se manifiesta de manera psicológica, verbal y/o física.
 
Casi el 22% de los estudiantes de sexto de Primaria de Lanzarote han sufrido en alguna ocasión acoso escolar, según un estudio realizado por el colectivo Actúa en 2019 y que contó con la colaboración de La Caixa y el Cabildo Insular. La investigación se desarrolló en 20 centros educativos y alcanzó a 970 escolares, constatándose que el 9% de los entrevistados reconoció haber sido agredido y la mitad había visto alguna agresión en el patio de su colegio.
Los últimos cursos de Primaria y 1º y 2º de la ESO son los cursos con mayor incidencia
 
El acoso escolar afecta a uno de cada tres o cuatro niños y niñas, aproximadamente, por lo que lamentablemente está muy extendido. Los últimos cursos de Primaria y primero y segundo de la ESO de los centros educativos son los cursos con mayor incidencia de acoso escolar, según un estudio realizado por el Cabildo de Gran Canaria, una información que podría extrapolarse a otras islas. Aunque los afectados a menudo guarden silencio, el acoso y el ciberacoso van a más en los últimos años.
 
La Asociación Canaria No Al Acoso Escolar (ACANAE) se constituyó para luchar contra el acoso escolar (bullying) y el ciberacoso (ciberbullying) en el archipiélago. Hoy, 2 de mayo, con motivo del Día Internacional contra el Acoso Escolar, esta asociación visibiliza el problema con la campaña #BloqueaElAcoso. Aunque los centros educativos permanezcan cerrados, es posible que sigan en el punto de mira de los acosadores determinados  alumnos y alumnas como son las personas con discapacidad, de diferente perfil racial, LGBTI y/o personas con menos recursos económicos. 
Muchas veces, el ciberacoso es una extensión más del dentro del aula
 
El ciberacoso es una nueva forma de maltrato entre iguales caracterizado por el daño reiterado e intencionado causado a través de la utilización de las nuevas tecnologías. El envío de mensajes ofensivos, la divulgación de cotilleos o rumores a través de Internet, la manipulación de contenido para perjudicar a la persona o la grabación y publicación de agresiones son ejemplos de ciberacoso, asegura ACANAE. Un acoso telemático puede ser la continuación del producido en el aula o puede obedecer a un nuevo caso.
 
La línea que separa el ciberbullying del bullying es, a día de hoy, prácticamente inexistente, ya que muchas veces el ciberacoso es una extensión más del acoso tradicional o acoso dentro del aula. Presentan muchos puntos en común como, por ejemplo, que se produce entre menores, que existen los mismos roles —víctima, agresor y espectador— y que se pretende conseguir la intimidación de la víctima, como ha podido acreditar ACANAE. A diferencia del acoso presencial, el ciberacoso puede ser anónimo, así que los padres y madres deben estar muy atentos.

Del acoso escolar al ciberacoso, el riesgo sigue durante la cuarentena
Comentarios