ANÁLISIS

Ecotasa sí, ecotasa no: Baleares recaudó 30 millones en 2016

Baleares recaudó 30 millones de euros en 2016 en concepto de tasa turística. Canarias no se atreve con una ecotasa y Lanzarote tampoco.

Ecotasa sí, ecotasa no: Baleares recaudó 30 millones en 2016

La mayor parte de los 30 millones que el Govern de les Illes Balears recaudó en 2016 con el impuesto turístico, o ecotasa, se destinará a poner en marcha proyectos medioambientales. Son hechos, pero en otros destinos se rechaza o se duda de la eficacia de las tasas turísticas que aplican algunos organismos públicos para financiar, sobre todo, la preservación del medio ambiente. Canarias no lo tiene claro. Lanzarote, tampoco.

Suecia fue el primer país en introducir las ecotasas, Francia regula la visita a pequeñas islas para evitar su masificación, Roma aplica una ecotasa desde 2011, Barcelona desde 2012 y Berlín desde 2014. Otras ciudades que emplean esta medida son Florencia o Venecia. A pesar de esas experiencias, por aquí casi nadie quiere hablar de una tasa turística bajo el alegato de que retraería la actividad. Pero, a la vez, no se discute la necesidad de mantener la isla limpia, recogida y ordenada, lo cual no es posible porque no hay dinero. De este círculo vicioso sólo se puede salir siendo atrevidos e imaginativos.
 
“Un euro por turista y día para tres millones de turistas a una media de ocho pernoctaciones supondrían unos 24 millones anuales”
 
En marzo de 2017 se cumplen trece años de la formulación teórica de la ecotasa lanzaroteña. Planteaba la necesidad de conseguir fondos extraordinarios para rebajar el potencial alojativo-turístico y para acometer mejoras medio ambientales. La actividad a gravar serían el uso y disfrute del medio ambiente y el paisaje insular, el sujeto pasivo sería el visitante y la recaudación quedaría afectada a la mejora paisajística.
 
Un euro por turista y día para tres millones de turistas a una media de ocho pernoctaciones supondrían unos 24 millones de euros anuales. Las actuaciones a acometer irían desde el tratamiento de residuos a la restauración de zonas mineras, pasando por la recuperación de espacios de vertidos, limpieza de litoral, actuaciones sobre elementos del patrimonio, la reducción de los consumos de energía y agua, la reconversión ecológica del transporte, la restauración de enarenados, el tratamiento de residuos o la puesta en marcha de planes de recuperación de especies y hábitats. 
 
“Suele decirse que un guiño medio ambiental fideliza mucho más a un turista que un euro de menos”
 
El miedo a lo desconocido paraliza, el temor a errar también paraliza, pero subir impuestos causa pánico. Y no se trata de voracidad recaudatoria, sino de introducir un mecanismo de financiación que tenga la isla limpia como una patena, entre otros fines. No obstante, contra el criterio de que un impuesto turístico ahuyenta a los turistas, la experiencia indica que si se les explica convenientemente que el destino del coste adicional de determinados servicios turísticos es el cuidado del medio ambiente y realzar el paisaje, lo aceptan con normalidad. Suele decirse que un guiño medio ambiental fideliza mucho más a un turista que un euro de menos.
 
Lo que se echa en falta es arrojo para resituar la isla en la vanguardia del panorama turístico mundial.

Ecotasa sí, ecotasa no: Baleares recaudó 30 millones en 2016
Comentarios