La Zurda, persistente corredera

La Zurda, persistente corredera

Empecemos por decir que el reggaeton es una componenda que denigra a la música y denigra a las personas, sobre todo a las mujeres, y que mientras nos queden fuerzas no pararemos de escupir sobre esa aberración. Reivindicar el rock como parte esencial de la cultura contemporánea es una tarea tan descomunal que probablemente nos sobrepase. Nos va a costar la vida.
 
En esa ingente labor lleva años empeñado José María de Páiz, autor de un libro esencial, Héroes del rock canario, en el que repasa la trayectoria de un buen puñado de músicos del rock de las islas que se han mantenido en activo  durante los últimos 30 años, con el mismo entusiasmo de la primera vez, sin desfallecer. Cosa de locos, pensarán ustedes, de gente chiflada, trastornada. Alimentar en Canarias esa pasión por una música distinta es mucho más que devoción: es un acto de fe casi religiosa.
 
José María de Páiz viene realizando documentales que son una versión amplificada de las entrevistas
Como complemento a este libro, José María de Páiz viene realizando, desde hace unos años, documentales que son una versión amplificada de las entrevistas a algunos de estos héroes. El último, consagrado al músico Miguel Díaz La Zurda, lo estrenamos esta noche en CIC El Almacén, a las 19.30 horas, con la presencia del director y del propio Miguel Díaz. Hablar de La Zurda es hablar del punk en Canarias, del que podríamos considerar como a su más genuino representante. Es una forma de hacer música por la que sentimos especial predilección, quizá por haber vivido, malamente (como no podía ser de otra manera, claro), muchos conciertos en directo en los 80 y los 90. De La Zurda recordamos uno especialmente en que ante una lluvia inesperada de botellines contra el escenario contestó con un: “Si nos van a tirar  cervezas por lo menos que estén llenas”.
 
Tipo ingenioso y tremendamente perspicaz, La Zurda describe el punk, el punk rock, o la caña, o como lo quieran llamar, como una música quizá muy simple, apenas dos o tres acordes, pero capaz de transmitir un feeling muy poderoso y que eso es lo más importante. Aunque por encima de todo destacan en sus composiciones unas letras exquisitas y muy elaboradas que son su estandarte. Letras incendiarias, reflexiones y discusiones sobre estos tiempos que nos han tocado vivir, que luego han tenido su prolongación en forma de libros tanto o más subversivos, lecturas que les recomendamos furiosamente.
 
Tras la proyección tendremos concierto, a partir de las 22.00 horas en La Grulla
El documental repasa su trayectoria, desde los pioneros Eskorbuto Crònico, relacionando el agitado contexto de finales de los setenta en La Laguna con este brote punk en Canarias que, sin embargo, casi no ha tenido correlato en otras islas. En Lanzarote recordaremos siempre a Subproducto Tóxico y Drogados y Construcciones. Y a Ginés El Tacha, por supuesto.
 
En un momento de la película se menciona que el nombre de Guerrilla Urbana se le ocurrió a alguien leyendo un libro sobre los maquis de  la posguerra. Y no estaría mal esta comparación con La Zurda como persistente corredera, en esta época de reggaeton y tanto cardo borriquero. Nos vamos a quedar sin saliva , sin pollos.
 
También describe La Zurda un paseo por el campo de batalla tras una gloriosa manifestación estudiantil es que se consiguió reducir hasta a la policía antidisturbios, hace como cuarenta años, y que entonces respiró la libertad en el aire y que ese es un olor que no se te olvida nunca. Lo que uno respira después de ver este documental es dignidad. La dignidad de quien lo ha hecho posible con muy pocos recursos y a golpes de ratos libres, lo cual revaloriza más aún el esfuerzo. La dignidad de gente como El Chiru o La Zurda, demostrando que la música no es eso que parece de vender discos, bajarse los calzones, firmar por una multinacional y hacerse un millonario. La música es otra cosa. Vean la película y lo comprenderán.
 
Tras la proyección tendremos concierto, a partir de las 22.00 horas en La Grulla (ya saben, ese local milagroso en territorio hostil). Tocarán Palike de Bares, emergente banda conejera de Titerroy. Y la oportunidad de disfrutar una vez más de estos legendarios Guerrilla Urbana. Se admite tirar cervezas siempre que estén llenas.

La Zurda, persistente corredera
Comentarios