175 aniversario de la bandera española

Nuestra Señora de Guadalupe, entre el concierto y la jura

Alrededor de la iglesia habrá un concierto de música a las 11.00 horas en la Plaza de la Constitución, y homenaje y jura de bandera en la Plaza de la Mareta, a las 13.00 horas.

Nuestra Señora de Guadalupe, entre el concierto y la jura

La Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe preside este sábado el homenaje a la bicolor al cumplirse el 175 aniversario como bandera de España. El acto se enmarca en el programa del sexto centenario de la fundación de la Real Villa de Teguise, y está organizado por el Ministerio de Defensa y el Mando de Canarias, en colaboración con el Ayuntamiento. 
 
La jornada arranca con el pasacalles de la Banda del Mando de Canarias y la Banda de Guerra Nº1 de la BRICAN XVI, que ofrecerán un concierto de música a las 11.00 horas en la Plaza de la Constitución. A continuación, tendrá lugar el homenaje y jura civil de bandera en la Plaza de la Mareta, a partir de las 13.00 horas. En ambos eventos sobresaldrá la silueta de la torre de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.   
 
Los orígenes de la Iglesia de Guadalupe se remontan a la primera mitad del siglo XV. El elemento más significativo de este monumento es la torre de cinco cuerpos, realizada principalmente en piedra rojiza. De su primitiva fisonomía solo queda la base cuadrangular del campanario. 
 
El templo sufrió varios incendios. Uno de los de mayor relevancia fue el que se produjo en 1909, en el que perdieron los archivos parroquiales de la Villa de Teguise. Como consecuencia de estas desdichas, la iglesia fue reconstruida en diversas ocasiones: la primera en 1618 y la segunda en 1922, tras su incendio de 1909.
 
La elección de los colores de la bandera tiene un origen más práctico que simbólico
 
Quizá no todas las personas que acudan este sábado a la Villa sepan que la rojigualda cumplió 175 años como bandera oficial de España el pasado sábado, día 13 de octubre. "La unidad de la monarquía española y la actual organización del ejército y demás dependencias del Estado exigen imperiosamente desaparezcan todas las diferencias que hasta ahora han subsistido", recoge el decreto publicado en 1843. 
 
La elección de sus colores tiene un origen más práctico que simbólico, ya que fue pensada como pabellón naval para identificar claramente a los buques de la Armada en la batalla. La enseña de dos franjas rojas separadas por una adquirió el carácter de bandera nacional en el reinado de Isabel II. El monarca Carlos III fue quien decidió que el rojo y el amarillo, los tonos predominantes de las coronas de Castilla, León y Aragón junto con el blanco, fuesen los colores del pabellón naval de los buques de guerra y barcos mercantes. 
 
El uso obligatorio de la enseña en dependencias estatales no llegó hasta 1908, bajo el reinado de Alfonso XIII, cuando el gobierno decretó que la rojigualda debía ondear en edificios públicos, civiles y militares los días de fiesta nacional. Los cambios más relevantes en la bandera han afectado sobre todo al escudo, pero sus colores sólo se modificaron en la II República, cuando las franjas se igualaron de tamaño y la última se volvió morada.
 
Con la restauración de la democracia, la bandera adoptó el actual escudo donde aparecen los símbolos de los reinos históricos, el escudo de armas de los Borbones, la corona real y las columnas de Hércules con la leyenda 'Plus Ultra'. La Constitución de 1978 dedica a la bandera su artículo 4.1 para establecer que está formada por "tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas".

Nuestra Señora de Guadalupe, entre el concierto y la jura
Comentarios