Sin noticias

Top Secret, 2 de enero de 2017

Top Secret, 2 de enero de 2017

Sin noticias
Los años, desde un punto de vista informativo, suelen comenzar con el primer nacimiento de enero, o sea del año. Debe ser una de las herencias informativas del franquismo. Cuando trataban de entretenernos con lo que fuera con tal de que no pensáramos en lo que era y venía siendo.  Uno recuerda, de chinijo, aquellas imágenes en blanco y negro de una sala de hospital con una madre sonriente, con su bebé recién nacido en brazos, dos o tres pibitos más, todos bien repeinados, a su alrededor, un marido formal acariciándole el pelo (castamente, como es lógico), el médico asistente (u otro que quedara bien en la foto) y un señor de traje oscuro por allí cerca con un ramo de flores, un sobre o cualquier otra cosa de atrezzo, como encantado de que llegara al mundo otro elemento más al que someter al régimen.  Al día siguiente los periódicos reproducían la feliz instantánea con titulares del tipo "Nace el primer español del año". Daba igual si era niña, claro. Eso ya lo matizaban en el artículo. Y, sin saberlo, fue el preludio de lo que tanto abunda ahora: ser famoso sin haber hecho nada para serlo.
 
De Tenerife, por supuesto
Esta vez ha sido una niña la primera en aumentar el censo nacional. Se llama Alejandra y nació segundos después de las 12 de la noche con un peso de 3,170 gramos. Su mamá se llama Sandra y no aparece nadie más en la foto. Ni falta que hace. El pódium lo han completado Lara, nacida en Salt (Girona) y Abed. lahe, nacido en Gandía. Aquí, en Canarias, Tenerife ha vuelto a copar los titulares, como metáfora de lo que viene siendo en la política y en la economía.  Ha sido  niño. Nació a las 00:35 horas del 1 de enero en el Hospital Universitario de Canarias con un peso de 4.510. Sin embargo el año ha comenzado sin noticias en Lanzarote, en este sentido. Sin niño o niña del que hablar y hasta la que iba a ser primera imagen del año ('quedada' en la Playa del Reducto) suspendida por el temporal de viento que nos acompaña desde la última semana de 2016. Dicho sea de paso: esto de pegarse el primer chapuzón del año es otra de las primera imágenes que nos llega cada enero. Más mérito en Barcelona, San Sebastián, Gijón o la costa rusa que en el Reducto, dicho sea de paso. Pero también en eso nos hemos quedado con las ganas. ¿Preludio de un año perezoso en lo informativo? Tratándose de Lanzarote, rotundamente no.
 
Primeros titulares
Todo esto de los bebés de felices familias y fondones en remojo, decíamos, solían ser las grandes cosas de las que hablar antes de que al macabro Trío de las Azores les diera por atizar el avispero de Irak. Estambul nos lo ha vuelto a recordar la noche de Fin de Año a golpe de balazos llevándose por delante las primeras víctimas inocentes provocadas por el encolerizado fanatismo. Y antes también de que los medios de comunicación consideráramos noticia las agresiones a las mujeres (que no crean, en el contexto histórico, el hombre de traje oscuro de la cama del hospital nos ha durado bastante). Así que el año ha comenzado, además de con lo de Turquía, con la primera mujer asesinada por un hombre. Ha sido en Rivas Vaciamadrid. Se llamaba Matilde, tenía 40 años y la mató un tipo de 20 años que, además, tenía ya una orden de alejamiento de ella. En 2016 cerca de medio centenar de mujeres fueron asesinadas sólo por el hecho de haber nacido mujer. Alejandra ha sido la primera en nacer en 2017 y ojalá Matilde sea la última en morir asesinada. 

Top Secret, 2 de enero de 2017
Comentarios