Un nuevo candidato del PSOE para Arrecife

Un nuevo candidato del PSOE para Arrecife

No cabe duda de que la política local no atraviesa los mejores momentos. El perfil de los candidatos para las distintas opciones políticas viene siendo lo que un páramo frente a un deseable y frondoso bosque. El listón aún podría descender más, pero tan bajo está que logra que cualquiera crea que puede dirigir los destinos de la capital de la isla.
 
La experiencia de la última regidora municipal, sin ser lo peor que hayamos tenido, resulta más llamativa por cuanto coge a la población algo más preparada, y, sobre todo, muy descorazonada y un tanto perpleja. Por eso arrecian las críticas. Nuestros impuestos son mayores, nuestro espacio urbano no avanza a la par que la corporación local cuenta con mayores recursos. El equipo de gobierno anda condicionado a las veleidades de técnicos fortalecidos frente a políticos mediocres y mal asesorados, con intereses demasiado terrenales como para pensar en el servicio público. Y el cuerpo técnico no parece la gloria de la profesionalidad. La obra pública que se ejecuta se entrega a terceros sin que el equipo de gobierno ejerza fiscalización ni control alguno, y, de ello, tenemos cumplida cuenta con la impresentable dilación de las obras de la calle Hermanos Zerolo.
Piensen un poco, que un relevo sobradamente preparado van a encontrar
 
El PSOE orgánico anda como desaparecido. Me cuesta creer que el predicamento que tuvo en las instituciones de la isla se haya diluido totalmente y que el partido haya quedado en manos de algunos poco presentables, y cuyo mérito ha sido permanecer y esperar. El PSOE necesita un revulsivo, del que espero que no se parezca a Sánchez, cuya irrupción no creo que sea la causa del tono gris oscuro del partido, al menos, no sólo. El motivo es anterior y tiene su sentido en el apartamiento de algunos históricos y la caída en desgracia de otros. El período Leal ha sido de los más desafortunados y de los que más daño ha hecho a los tiempos modernos del PSOE, donde, haciendo justicia, ha habido siempre oportunistas y vividores. Ellos son los de las guerras intestinas.
 
A escasas fechas de que se haga pública la candidatura del PSOE a la Alcaldía de Arrecife, con la actual alcaldesa postulándose a continuar, no puede ser que nadie tosa en el partido. A la ciudadanía que ha confiado en el PSOE durante décadas no le pueden dejar la opción de que vire hacia los poco preparados candidatos de otras formaciones políticas, sólo por no aguantar otros cuatro años de deficiente gestión de Eva de Anta. No puede huir y regalar su voto al candidato menos malo, sea de CC, o de las confluencias...
 
El PSOE que conocí cuenta entre sus filas con personas enormemente preparadas, y cuando éstas no están disponibles, ha de tener la capacidad de fichar a los independientes más brillantes sin que tengan que afiliarse al partido. Ya lo ha hecho antes. La vocación de gobierno del partido no se puede ir al traste, y la ciudad ni puede quedar en determinadas manos, ni está en condiciones de seguir esperando advenimiento alguno. Y lo que no debería ser es que a falta de nada mejor, que sea de Anta la candidata. Buena persona, amable, pero con unos límites que hacen mella en el corazón de la ciudad.
 
Tampoco espero que la sustitución vaya por la vía del concejal multiusos David Duarte. Piensen un poco, que un relevo digno y sobradamente preparado van a encontrar.

Un nuevo candidato del PSOE para Arrecife
Comentarios