La carretera está abierta, pero se pide precaución

Con el vertido controlado se rebaja el nivel de alerta en Tahíche

Seguridad y Emergencias ha rebajado un punto el nivel de alerta por el vertido de una sustancia tóxica en la carretera de Tahíche, y ya se ha abierto al tráfico.

Con el vertido controlado se rebaja el nivel de alerta en Tahíche

La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias ha rebajado la situación de alerta por el vertido de una sustancia tóxica en la carretera de Tahíche. Según informan desde Emergencias, el vertido se produjo durante esta mañana, tras caer de un camión que transitaba por la vía, un bidón que contenía 1.000 litros de hipocloruro de aluminio.

Fue el propio conductor del camión, pertenciente a la empresa Aguages Sistemas, SL, quien alertó al 112 del accidente, al entender que transportaba una sustancia peligrosa. En ese momento, se puso en marcha el dispositivo de actuación y el traslado a la zona de los bomberos y agentes de la guardia civil y la policía local, que acordonaron la zona y cerraron la carretera en ambos sentidos.

Una vez en el lugar de los hechos, se reclaman los servicios de la empresa especializada en residuos peligrosos Martinez Cano. Los operarios de esta empresa llevan horas tratando de retirar de la calzada el vertido, utilizando para ello un sistema de aspiración para estancar el producto en contenedores resistentes al hipocloruro de aluminio.

Precisamente, el trabajo desarrollado con celeridad ha permitido que sobre las 16.00 horas  se haya abierto uno de los carriles de la carretera en ambos sentidos, mientras se trabajaba en la vía paralela. Tras la intervención de la empresa especializada, los bomberos actuaron con un lavado del asfalto a fin de recuperar la total normalidad del tráfico, hecho que se ha producido en torno a las cinco y media de la tarde.

Se cree que la causa del accidente es que el bidón estaba mal anclado o fallaron los sistemas de anclaje del vehículo que lo transportaba. El hipocloruro de aluminio, según aseguran desde el Consorcio de Seguridad, es una sustancia peligrosa y corrosiva que se utiliza para la limpieza de tuberías fosas sépticas y potabilizadoras.

Con el vertido controlado se rebaja el nivel de alerta en Tahíche
Comentarios