13S| Fiestas

La romería de Guatiza, una celebración ajena a las muchedumbres

Iglesia de Guatiza
Iglesia de Guatiza

El Cristo de las Aguas fue encontrado en el mar cuando, probablemente, su destino original era América y trajo consigo la anhelada lluvia.

La romería de Guatiza, una celebración ajena a las muchedumbres

Guatiza es un pueblo de muchas y muy buenas costumbres. Una de ellas consiste en organizar una romería que, a pesar de que cuenta con varios decenios de vida, ha logrado evitar a las muchedumbres que, en Lanzarote, van de fiesta en fiesta en busca de celebraciones originales y buena diversión. Seguramente se deba a que la romería cae en medio de la multitudinaria festividad de Dolores.

El 13 de septiembre es la víspera del Cristo de las Aguas en Guatiza. Ese día, tiene lugar la romería en su honor, uno de los actos más importantes del programa de festejos. Vecindad y visitantes se enfundaban en sus trajes tradicionales y recorren las calles del pueblo acompañados de algunas carretas engalanadas para la ocasión, un recorrido amenizado por diferentes parrandas.

UN CRISTO CRUCIFICADO HALLADO EN EL MAR

La devoción al Cristo de las Aguas está vinculada a la aparición de una escultura de un Cristo crucificado que el mar condujo a la orilla en La Caleta del Riadero, en Los Cocoteros, a mediados del siglo XIX. Un vecino divisó un bulto que flotaba y que parecía el cuerpo de una persona, pero, al recuperarlo, se dio cuenta de que se trataba de una talla religiosa. Se la llevó consigo al pueblo, y, a partir de ese momento, empezó a llover en Guatiza después de varios años de sequía.

La imagen del Cristo lleva la factura de la escuela sevillana, aunque se desconoce su autoría. En Sevilla hay una Hermandad de las Aguas que data del XVII, una cofradía penitencial establecida en esta ciudad y que forma parte de su célebre Semana Santa. El caso es que el Cristo de las Aguas fue encontrado en el mar cuando, probablemente, su destino inicial era América y trajo consigo la anhelada lluvia.

GUATIZA DEBERÍA ESCRIBIRSE CON ‘S’: GUATISA

Sobre el topónimo que da nombre a la localidad “pesa la frecuente mala escritura de ‘Guatiza’, por interpretar que en la realización oral dialectal existe un caso de seseo”, según Trapero y Santana en su ‘Toponimia de Lanzarote’. A su juicio, es una interpretación falsa, pues el término es de origen guanche y tanto naturales de Lanzarote como del resto del archipiélago han pronunciado sólo y siempre ‘/watísa/’. “Por ello debe escribirse como suena, ‘Guatisa’, en respeto escrupuloso a su verdadero nombre, sentencian.

Trapero y Santana aseguran que esta falsa escritura con ‘z’ es de implantación moderna, pues en todas las escrituras antiguas del topónimo, desde las Actas del Cabildo del siglo XVI, pasando por las citas que del lugar se hacen en el siglo XVIII, tanto en la cartografía (por ejemplo, Riviere, en 1741) como en los libros históricos (por ejemplo, Viera, en 1772), hasta llegar a la documentación de finales del XIX y principios del XX (por ejemplo, en Bethencourt Alfonso), aparece escrito como ‘Guatisa’.

La iglesia de Guatiza se edificó en honor del Cristo de las Aguas y se terminó de construir en 1896. Responde al mismo diseño que la iglesia de la Veracruz, en la Villa de Teguise, y el piso, las columnas y los arcos son de cantería.

La romería de Guatiza, una celebración ajena a las muchedumbres
Comentarios