SOCIEDAD

San Bartolomé pone en marcha la segunda fase del Plan contra la Soledad No Deseada

‘Cuenta conmigo, soledad cero’ es un modelo de atención con trato humano y profesional, que preserve la dignidad y ofrezca una alternativa de calidad en cada fase del envejecimiento

San Bartolomé pone en marcha la segunda fase del Plan contra la Soledad No Deseada

El Ayuntamiento de San Bartolomé ha implantado la segunda parte del Plan Municipal contra la Soledad No Deseada, a través del proyecto ‘Cuenta conmigo, soledad cero’.  “Nuestra prioridad es la política social y entre las actuaciones de mayor importancia para este equipo de gobierno está el bienestar de nuestros mayores, evitar su aislamiento social y ayudar a dependientes y sus familias. Nuestra apuesta es clara y firme”, afirma el alcalde de San Bartolomé, Isidro Pérez. Este proyecto contará con financiación del Ayuntamiento y Gobierno de Canarias.
 
Asimismo el alcalde informa que “la metodología a llevar a cabo en el programa ‘Cuenta conmigo, soledad cero’ tiene como fin ofrecer un modelo de atención con un trato humano y profesional, que preserve la dignidad de la persona en cada momento y le ofrezca una alternativa de calidad en cada fase del envejecimiento. La atención centrada en la persona (ACP) es la piedra angular de la filosofía de este programa, devolviendo a la persona su papel protagonista y participativo en su propio proceso de envejecimiento, situando a los profesionales en el rol de “guías” o “soportes” de la persona, buscando fomentar la autonomía de la persona al máximo a través de actividades y entornos con sentido y siempre desde el enfoque hacia las capacidades y fortalezas en el domicilio”.
 
Se ha visitado a 65 usuarios en sus domicilios y a una parte se les derivó a las acciones que se realizan en los dos centros municipales de la tercera edad de San Bartolomé, que cuenta con 350 personas mayores participando en los distintos talleres de estimulación a la memoria, relaciones sociales y relajación como son café-té-canela, y serénate, gimnasia de mantenimiento y fisioterapia y posturales, talleres teatrales, informática y redes sociales.
 
Tras tras efectuar la primera fase del proceso en la que psicólogos contactaron con los domicilios de los mayores del municipio, se ha puesto en marcha una segunda fase en la que un equipo formado por un psicólogo, un terapeuta ocupacional, fisioterapeuta y trabajador social, llevarán a cabo ‘Cuenta conmigo, soledad cero’ de manera efectiva y activa en los domicilios de 34 mayores, durante los próximos seis meses, básicamente trabajando con aquellas personas que no pueden llegar a los centros trabajando con ellos desde sus domicilios.
 
“Nuestra meta es, conocer a la persona para poder proporcionales los apoyos y estrategias necesarias que den continuidad a su vida y fomente su participación activa a nivel comunitario, en la toma de decisiones, siendo claves la colaboración entre profesionales, personas usuarias, familia y amistades”, destacan desde el Ayuntamiento. Otro de los objetivos es  realizar con ellos actividades en los domicilios que sean personalizadas, adaptándose a capacidades e intereses de cada persona, validando sus aptitudes y haciéndoles sentir activos, partícipes y alegres. 
 
La concejala de Tercera Edad, Alma María González, destaca que en entre los objetivos del equipo de profesionales al frente del proyecto está el de desarrollar las áreas principales de la persona (biológica, física, psíquica, cognitiva y social) desde un punto de vista integral a través de programas especializados que combinan la estimulación cognitiva, física y multisensorial junto con actividades de ocio activo. 
 
Además realizarán una valoración integral de la persona usuaria para determinar las necesidades psicológicas, físicas, funcionales, emocionales y sociales, y un estudio de los hábitos, gustos y preferencias personales para determinar el plan de intervención individual de cada una de las personas usuarias, planificando junto con la persona usuaria y/o su familia el plan de actividades a llevar a cabo en su domicilio que fomente su participación comunitaria futura.
 
Asimismo, durante el proyecto  se llevará a cabo un plan de actividades individualizado en el domicilio o fuera de él con intervenciones con los cuidadores principales para mejorar la comunicación y las relaciones familiares en caso de que fuese necesario. Posteriormente realizarán una valoración integral de la consecución de objetivos del plan individualizado de atención, desde ahí se reformularán objetivos, actividades a llevar a cabo, intervenciones etc., en caso de que fuese necesario, y se realizará una valoración final. Todo el proceso contará con el diseño de itinerarios de intervención diferenciados por niveles de riesgo, cronogramas de actuaciones, metodología de registro, evaluación y seguimiento.
 

San Bartolomé pone en marcha la segunda fase del Plan contra la Soledad No Deseada
Comentarios