Top Secret, 8 de enero de 2019

Animales en cabalgatas

8/1/2019

Animales en cabalgatas

Nueva Canarias pone sobre la mesa de debate la conveniencia, o no, de que las cabalgatas de Reyes Magos incluyan animales. Sin contar a los humanos, naturalmente. Y, de paso, las posibles contradicciones de algunos ayuntamientos. Desde la citada organización política han emitido un comunicado cuando la mayoría de nosotros todavía no había acabado de sacarse el haba de la boca. O el rey. El caso es que Nueva Canarias no acaba de entender cómo es posible que exista la prohibición de circos con animales en Arrecife, iniciativa impulsada por el movimiento ciudadano en 2015, y hoy sigamos con Cabalgatas de Reyes subvencionadas con dinero público, donde desfilan dromedarios y caballos. De golpe, sobre la mesa, un doble debate: el de la presencia de animales en espectáculos públicos y las contradicciones o incongruencias de las administraciones. Y que nadie crea que se compara un circo con una cabalgata o que se esté llamando lo primero a lo segundo. Que se use la palabra circo de modo despectivo ya es otra discusión que ahora no viene a cuento.

Más sensibilidad

Contar con animales para el entretenimiento de las personas es una cuestión que, afortunadamente, cada vez más se tiene en cuenta por las diferentes administraciones públicas, gracias a las distintas asociaciones amigas de los animales y a la población en general. En los últimos años se ha conseguido poner sobre la mesa un tema que en otros lugares del estado español ya ni se cuestiona. Ciudades como Madrid, Valencia, Cádiz o Zaragoza lo tienen más que superado, recuerda Nueva Canarias en su comunicado. Así que aprovechan para transmitir que “si conseguimos el apoyo de la ciudadanía en estas elecciones locales de 2019 , la próxima Cabalgata de Reyes 2020 de Arrecife no contará con más animales”. Y punto. Dicen los nacionalistas de izquierdas que los animales no se adaptan a unas condiciones de sufrimiento continuo en las que son expuestos: encontronazos, luces, voladores, música a todo volumen, etc. Los animales no solo sufren el desfile donde tienen que aguantar durante horas todas estas adversidades, también padecen a la hora de ser trasladados de un lugar a otro, un transporte que no siempre se realiza en las mejores condiciones.

La pinza

Son varios informes de expertos en la materia que así lo constatan, dice Nueva Canarias. El estrés que experimentan puede llegar a producir la muerte, añaden. Para concluir que “no contar con ellos en estos espectáculos no es una decisión caprichosa, es una decisión justa”. Y ponen como ejemplo de ello la situación vivida en un municipio tinerfeño en la celebración de la Cabalgata de Reyes de este mismo año, “donde un dromedario debido al estrés no pudo continuar con el desfile. Es obligación de todos y todas buscar alternativas para enriquecer una fiesta, en la que estamos seguros que haciendo pedagogía y con la información adecuada llegaremos a un acuerdo en común”, concluyen la nota que ha generado un buen debate en las redes sociales. Y uno de los primeros comentarios ha sido “se les va la pinza”. La polémica está servida.

Añadir nuevo comentario