Opinión

Por un reparto justo de las ayudas europeas a la agricultura

Por un reparto justo de las ayudas europeas a la agricultura

En el Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias de Canarias (POSEI) se contempla una ayuda a la venta local de frutas, hortalizas, raíces y tubérculos alimenticios, que ha sido concebida para compensar el mayor coste que tiene el sector agrícola de las regiones ultraperiféricas  por su lejanía e insularidad. Esta medida establece una cantidad fija por kilo comercializado sin tener en cuenta la isla de procedencia y el tipo de cultivo. Lo que a nuestro entender implica un claro agravio comparativo entre los agricultores de las diferentes Islas Canarias.

Y, ello por lo siguiente:

1º.- Hay que tener presente que no tiene el mismo rendimiento las fincas de regadío que las de secano. En Lanzarote muchas de las parcelas tanto las de enarenados como las de jable son cultivadas de secano, donde las cosechas no solo dependen de la lluvia sino que además son siempre menores.

2º.- Esta compensación del Posei tampoco sopesa convenientemente la propia realidad insular de Canarias, ya que no tiene el mismo coste producir en las islas de Tenerife y Gran Canaria que hacerlo en El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura o Lanzarote, pues los costes son mayores para los agricultores de estas islas al tener que comprar a un precio más caro los abonos, maquinarias, cajas y demás insumos que precisa la actividad agraria. Todo ello como consecuencia de la doble insularidad que padecemos en nuestro territorio.

3º.- El transporte es otra carga más para los agricultores de las islas no capitalinas, en tanto en cuanto las principales cadenas de alimentación y centros de distribución (Mercatenerife y Mercalaspalmas) se encuentran localizados en Gran Canaria o Tenerife, lo que obliga a los agricultores de las demás islas a tener que trasladar  a estos centros  sus cosechas para poder venderlas.

A título de informativo transportar 1 kilo de batatas o cebollas desde Lanzarote a Gran Canaria o Tenerife tiene aproximadamente las siguientes tarifas:

-Hasta 200 kilos a Gran Canaria entre 25 o 35 céntimos.

                         a Tenerife de 35 a 50 céntimos

-Más de 200 kilos a Gran Canaria de 10 o 14 céntimos

                          a Tenerife está entre 12 o 15 céntimos

Se podrá decir que para compensar dichos gastos existe la ayuda al transporte interinsular de mercancías. Pero, la realidad es que la misma se cobra con mucho retraso y nunca por el cien por cien del gasto generado; amén de que en la mayoría de las ocasiones las mercancías van en grupaje lo que impide cuando los envíos son pequeños individualizar los  fletes y las tasas portuarias del transporte realizado por cada agricultor, por lo que se ven privados de la posibilidad de poder reclamarlos.

Las consideraciones anteriores deben forzar al Gobierno de Canarias a establecer una medida correctora, que equilibre el actual diferencial del coste de producción existente entre los agricultores canarios, dependiendo de cuál sea la isla donde radique su finca y del tipo de cultivo practicado.

La petición se realiza con el objetivo último de que los agricultores canarios puedan percibir un nivel equivalente de compensación, que les posibilite afrontar sus respectivas explotaciones agrarias en igualdad de condiciones. Es más, las administraciones públicas están obligadas a procurar idénticos medios de producción a todos los agricultores canarios, si aspiramos a querer mejorar nuestros niveles insulares de soberanía alimentaria y autoabastecimiento.

Está reconocido que tratar de forma paritaria a los desiguales no hace sino incrementar las diferencias y desigualdades. Dinámica que aquí en Canarias, más que en cualquier otro lugar, debemos evitar por el bien de la agricultura de las islas que vienen sufriendo la doble insularidad.

Por todo ello, a los efectos de evitar estos agravios comparativos, consideramos se debe establecer en la próxima revisión del POSEI un incremento de 20 céntimos/kilo a favor de las producciones comercializadas de las islas no capitalinas, para lograr que todos los agricultores canarios  tengan  una rentabilidad similar por la venta de sus cosechas.

Por un reparto justo de las ayudas europeas a la agricultura
Comentarios