El futuro del sector camellar

Betancort reclama al Gobierno de Canarias medidas para salvar a los camelleros de Uga

OB-CON-CAMELLEROS-1
Oswaldo Betancort con los camelleros de Uga
El parlamentario de CC destaca que es urgente convocar el Patronato del Parque Nacional de Timanfaya para poder revisar las tarifas de los paseos en camello
Betancort reclama al Gobierno de Canarias medidas para salvar a los camelleros de Uga

El parlamentarioi de CC, Oswaldo Betancort lamenta que aún no se haya convocado el Patronato del Parque Nacional de Timanfaya "cuando el sector camellero de Lanzarote lleva solicitándolo desde hace años a todos los estamentos pertinentes, y así lo ha reclamado en comisión parlamentaria este viernes al propio consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial".

“Ni la isla de Lanzarote ni su genuino paisaje, tan característico y singular como el de Yaiza y La Geria, se entenderían sin conocer la aportación histórica y el papel de los camellos que, junto al hombre, han configurado el escenario que hoy nos hace únicos a nivel mundial”, ha manifestado Betancort al inicio de su intervención. 

“En nuestra agricultura, nuestros sistemas de cultivo, y en cada paso que se ha dado a lo largo de la historia de nuestra isla, el camello ha estado presente hasta que quedó relegado al ámbito turístico, a los archiconocidos paseos de turistas por la vereda de Las Montañas de Fuego en el Parque Nacional de Timanfaya. Gracias a esa actividad se preserva la raza autóctona del camello canario, y es nuestra obligación como gestores públicos ayudar a protegerla”, ha argumentado el diputado por Lanzarote y La Graciosa del Grupo Nacionalista Canario

En la actualidad, son muchas las familias del pueblo de Uga que, con su sacrificio y esfuerzo han sustentado una de las tradiciones más icónicas de Lanzarote y han hecho posible esta protección y defensa de la estirpe del camello, presente también en Fuerteventura, en Gran Canaria y Tenerife, los cuales han salido de la misma cuna, concretamente del Vallito de Uga, que alberga la cabaña camellar más importante de Europa. 

“Para seguir velando por la existencia y supervivencia del camello y de esta actividad, urge revisar las tarifas fijadas en el año 2009 que, a duras penas cubren gastos, lo cual se ha agravado con la pandemia, un golpe muy duro que ha herido gravemente a este sector que estuvo completamente parado pero que ha tenido que soportar el coste del mantenimiento de sus animales y de sus respectivas granjas”, explicó. 

Lejos de encontrar una solución, los camelleros de Lanzarote están pidiendo auxilio a las instituciones, tras acudir al Ayuntamiento de Yaiza y al Cabildo de Lanzarote sin éxito. La propia presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo, dijo que se revisarían dichas tarifas “en cuanto se reúna el Patronato del Parque Nacional de Timanfaya, una cita que se espera que pueda hacerse al inicio de 2022, en cuanto se concrete por el Gobierno de Canarias, por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el cambio climático y Planificación Territorial”. 

“Por lo tanto, la pelota está en su tejado, y es responsabilidad suya ayudar a este sector a salir adelante, por lo que está en sus manos ayudar al mantenimiento de la economía de 40 familias del pueblo de Uga, así como de los puestos de trabajo y la economía indirecta que genera esta actividad”, concluyó Betancort. 

Betancort reclama al Gobierno de Canarias medidas para salvar a los camelleros de Uga
Comentarios