Cultura | Tradiciones

Alfombras de sal, una manifestación popular muy poco religiosa

Alfombras  de sal
Alfombras de sal

Las alfombras que se confeccionan en Lanzarote por la festividad del Corpus Christi por fin utilizan sal marina procedente de la isla.

Alfombras de sal, una manifestación popular muy poco religiosa

Este sábado, día 18 de junio, las principales calles situadas en los alrededores de las parroquias de las cabeceras municipales de la isla se engalanan con auténticas obras de arte sobre el asfalto, alfombras de sal marina realizadas en tiempo récord que, al día siguiente, serán pisadas por la comitiva en procesión.

Arte efímero de sustrato religioso en su origen, aunque manifestación popular poco o nada vinculada a la religión, las alfombras de sal en Lanzarote son una expresión de la cultura marinera porteña, que, en otra época, fue muy floreciente. Como próspera fue la industria salinera, cuyo legado son hermosos paisajes creados por la mano humana.

Entre el Cabildo y Arrecife han adquirido casi 40 toneladas de sal de Janubio

La novedad de esta edición consiste en que, por fin, las alfombras utilizarán sal marina procedente de la propia isla. Entre el Cabildo y el Ayuntamiento de Arrecife han adquirido casi 40 toneladas de sal de Janubio, el complejo salinero más importante de Canarias y uno de los más interesantes que existen en el mundo. Por fortuna, se dejó de traer sal marina de fuera porque aquí la hay en abundancia, con lo que se ha recobrado la cordura institucional y el valor vuelve a ser la medida de esta expresión cultural insular, en lugar del precio.

Al ser las Islas Canarias encrucijada de pueblos, muchas de sus manifestaciones culturales son hijas del mestizaje; así, la tradición de las alfombras surgió de la mano de significativas familias de La Orotava a mediados del siglo XIX, y de allí se expandieron a otras zonas. Como sucede en otras islas del archipiélago, en Lanzarote las alfombras de sal se confeccionan cada año durante el Corpus Christi.

Los tintes que se utilizan para teñir la sal son ecológicos

Esta celebración data de los años treinta del siglo pasado, aproximadamente. En su momento, las calles céntricas de Arrecife se adornaban con flores, plantas y hasta serrín, pero las penurias que siguieron a la Guerra Civil española dieron paso a la sal teñida de colores. Al parecer, esta tradición obedece a que las empresas de la pesca comenzaron a donar la sal para conmemorar el Corpus. La sal marina se producía para abastecer a la flota pesquera, que la utilizaba para conservar el pescado en salazón.

Desde entonces, se confeccionan con sal tintada de diversos colores, cuya realización corre por cuenta de organizaciones sociales, culturales, religiosas, educativas e instituciones públicas. En la actualidad, los tintes que se utilizan para teñir la sal son ecológicos.  Las salinas son valiosos paisajes creados por la mano humana e incorporan valores naturales, medio ambientales y patrimoniales que han propiciado diversas categorías de protección. La conservación y el mantenimiento de estos espacios pasan por la viabilidad comercial de la sal marina artesanal.

Alfombras de sal, una manifestación popular muy poco religiosa
Comentarios