ECONOMÍA

Haría, Teguise y Tinajo siguen resistiendo la presión de los empresarios hoteleros

Son los únicos ayuntamientos que no han cedido a las pretensiones de las patronales que piden la condonación de determinados impuestos y que señalan públicamente a las corporaciones con los colores verde, amarillo y rojo en función de si les cobran, o no, las tasas 

Haría, Teguise y Tinajo siguen resistiendo la presión de los empresarios hoteleros

Los ayuntamientos lanzaroteños de Haría, Teguise y Tinajo están pintados, simbólicamente, de rojo por parte de los empresarios asociados a Ashotel, FEHT, Asofuer y FTL, que son las siglas bajo las que operan las asociaciones y federaciones hoteleras de las islas. Y así lo hacen público en una web llamada salvemoselturismocanario.com donde ponen en el escaparate público a las corporaciones locales y los dividen entre quienes les han perdonado el pago del IBI y las tasas de recogida de basura y terraza, entre otras; los que han "cumplido" a medias y los que, como estos tres ayuntamientos insulares, no les han rebajado ni un euro de sus obligaciones fiscales.

En el caso intermedio, lo que la patronal hotelera pinta de amarillo, se encuentran los otro cuatro ayuntamientos: Arrecife, San Bartolomé, Tías y Yaiza. De los 47 municipios donde los hoteleros están ejerciendo presión, por tener asociados en ellos, únicamente seis se han aflojado por completo la hebilla:  Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, La Laguna, Adeje, Puerto de la Cruz y Antigua.  Doce figuran en ámbar y 29 en rojo. A la vara de medir el escarnio público ante los representantes de la ciudadanía lo llaman "cumpliómetro".

El objetivo del Cumpliómetro 2021 es, por una parte, "visibilizar qué consistorios se han significado con exoneraciones y bonificaciones tributarias al sector turístico" y, por otra parte, "ser una herramienta que motive a hacer lo mismo a aquellos otros ayuntamientos que aún no hayan adoptado medidas de este tipo".

Vengo a cobrar

En marzo, y ante el escaso eco de sus presiones, subieron el volumen con la campaña "¡Vengo a cobrar!". La inspiraron, creativamente, en una imagen cinematográfica: la de la película El Resplandor, de Stanley Kubrick. Dicen que con ella han tratado de trasladar la sensación y la imagen de que nada imprime más miedo que un establecimiento turístico vacío.

Los hoteleros afirman que la inciativa ha obtenido en sus cuatro semanas de duración un total de 1.907.440 impactos en los diferentes canales en los que se ha difundido: televisión, radio, digital y redes sociales. "Se trata de datos auditados que no incluyen medios locales, debido a que no están sometidos a audimetría", puntualizan.

El fin de la iniciativa ha perseguido concienciar a la sociedad y al sector público sobre la grave situación que atraviesa el turismo en el Archipiélago,así como la urgencia de compromisos claros por parte de las administraciones públicas, en especial los ayuntamientos, para aliviar la presión fiscal de muchísimas empresas que llevan más de un año cerradas y sin ingresos de ningún tipo, o las que han arriesgado a abrir, con ocupaciones bajísimas. 

De momento sólo ha servido para "concienciar" a los seis citados anteriormente y que tampoco son capacer de "motivar" al resto. 

Haría, Teguise y Tinajo siguen resistiendo la presión de los empresarios hoteleros
Comentarios