EDUCACIÓN

El grito desesperado de una madre: sin recursos en el colegio para atender a su hijo autista

Se trata de una madre que acude a diario al colegio para poder atender las necesidades de su hijo y solicita, en su nombre, y en el de otras familias que pasan por lo mismo, más recursos de apoyo para estudiantes con necesidades especiales.

El grito desesperado de una madre: sin recursos en el colegio para atender a su hijo autista

Una madre del norte de Lanzarote va todos los días a las 11 de la mañana a cambiarle el pañal a su hijo de 4 años, con autismo, al colegio ubicado en Arrieta, porque no hay una auxiliar para niños con necesidades especiales que lo puedan atender.

Esta mujer, de 31 años, tuvo que dejar de trabajar al no poder compatibilizar su vida laboral con el cuidado de su niño. Por todo esto, y en nombre también de otras familias que pasan por lo mismo, pide la contratación de profesionales de apoyo a estudiantes de infantil y primaria con necesidades especiales en el norte de Lanzarote.

Aumentar el número de aulas en clave en el municipio 

La historia de esta madre fue contada este viernes en el parlamento, por el diputado de CC Jesús Machín, quien pidió a la consejera de Educación, Manuela Armas, que estudiara su historia particular y que destinara más recursos a casos como el de esta familia.

Los padres de este pequeño alegan que en este caso, el niño, que estudia en un centro de educación infantil y primaria, "está bastante integrado y ha avanzado mucho". No obstante, reconocen que requiere de la atención especializada de un auxiliar para que así su madre deje de ir todos los días al colegio a cambiarle el pañal y pueda regresar al trabajo. La familia del pequeño propone a la Consejería de Educación que contrate a uno o dos auxiliares que podrían trabajar en varios centros del norte de Lanzarote, según ha trasladado el diputado en comisión parlamentaria. 

Puestos en contacto con la madre afectada desde Biosfera Media, la joven insiste además en la necesidad de aumentar el número de aulas en clave en el municipio norteño, y así ayudar a los alumnos y alumnas que requieran de este tipo de respaldo para realizar el curso como cualquier otro niño o niña de su misma edad.

"Este es un caso, es mi caso, pero hay muchos más y mucho peores"

Asimismo, como portavoz a su vez de otras familias que pasan por una situación similar, la protagonista de esta historia explica que los centros educativos deberían contar también con maestros sombras. Se trata de un asistente educativo que trabaja directamente con un único niño con necesidades especiales durante sus años de preescolar y primaria, especializados en acompañar a estos niños y ayudarlos con material escolar adecuado a su desarrollo y necesidades.

La joven insiste en declaraciones a este medio que este caso lo traslada a los medios "después de luchar en numerosas ocasiones por el bienestar de mi hijo y no recibir respuesta". Asimismo, aclara que la lucha es por su hijo y por todos los que como él, requieren de este tipo de recursos: "Este es un caso, es mi caso, pero hay muchos más y mucho peores".

La consejera, que desconocía este caso, se ha comprometido a estudiarlo, darle respuesta y, "si hay posibilidad de hacerlo, pondremos los recursos". De forma general, también ha explicado que desde la consejería tienen planificado, de cara al próximo curso 2022-2023, aumentar la inversión y por tanto los recursos destinados a los alumnos con necesidades especiales.

Después de que varios medios de comunicación publicaran su historia, muchas madres han escrito a esta joven, tras haberse sentido reflejadas o identificadas con su caso.

El grito desesperado de una madre: sin recursos en el colegio para atender a su hijo autista
Comentarios