Esculturas en Marina Rubicón

A Calatayud tampoco le quedan las estatuas

Esculturas submarinas
Esculturas submarinas
Envuelto en sospechas de corrupción y tras que el expresidente del Cabildo, Pedro San Ginés le hiciera rico como para agradecérselo durante tres vidas, según sus propias palabras, la imagen de Ignacio Calatayud desaparece del montaje submarino.
A Calatayud tampoco le quedan las estatuas

En un intercambio de whatsapps desvelado la pasada semana por el digital La Voz de Lanzarote, el expresidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, y el abogado e íntimo amigo, Ignacio Calatayud, hacían mofa de la rueda de prensa que había ofrecido el consejero delegado de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, Benjamín Perdomo.

Perdomo había dicho en fechas anteriores que el museo submarino que San Ginés le montó al escultor Jason de Caires en aguas cercanas al puerto deportivo Marina Rubicón, había servido para "inmortalizar a los amigos de Coalición Canaria". En un momento de la conversación, Calatayud -que al parecer tiene hasta cuatro estatuas con su imagen en el fondo del mar- y San Ginés expresaron "¡al menos nos quedarán las estatuas!".

ENTENDIDOS EN ARTE

Pues no. No quedarán las estatuas de Ignacio Calatayud. Las cada vez más claras sospechas de corrupción que envuelven la relación entre Pedro San Ginés e Ignacio Calatayud y la indisimulada riada de centenares de miles de euros que el expresidente del Cabildo le hizo ganar a su amigo -y que está por ver que fuera de manera legal- no parecen dignas de ser mostradas en ningún museo. Por muy hundido que esté.

Esto ha motivado que los empresarios turísticos hayan montado en cólera acusando a los Centros de dar el primer paso para "el desmantelamiento total" y con el consabido "abandono del sector -el de buceo- que peligrosamente nos acerca cada vez más a una posible desaparición". Como si el turismo de buceo no hubiera existido antes del museo.

El "99%" de los clubes, a través de la patronal turística respaldan un comunicado en el que valoran incluso los montajes artísticos "entendemos que el conjunto de figuras es importante en su totalidad. Son moldes de distintas características y todos y cada uno de ellos componen el museo. La retirada de una parte de las mismas rompe la composición a visitar", llegan a afirmar.

El comunicado íntegro de los empresarios

La Asociación de Escuelas y Centros de Buceo de Lanzarote, BUCO, integrada en la Federación Turística de Lanzarote,ha criticado el progresivo desmantelamiento del Museo del Atlántico que se viene produciendo los últimos días por parte del Cabildo de Lanzarote, a través de la Consejería de Centros Turísticos, responsable directo de la gestión del centro submarino.

BUCO, que representa al 99% de los centros de buceo autorizados en la isla, ha lamentado que “esta forma de proceder no cese, al objeto de no dejar caer una actividad que complementa la oferta turística actual”, ya que la obra del escultor británico Jason deCaires Taylor representa una experiencia submarina donde bucear entre más de 300 esculturas a tamaño real de gran atractivo para los visitantes.

Los buceadores de Lanzarote a quienes no se consultó ni advirtió de la medida,  han indicado que este proceder “no es más que el primer paso al desmantelamiento total”,pues se trata de "un abandono del sector que peligrosamente nos acerca cada vez más a una posible desaparición”, sostienen.

 “Entendemos que el conjunto de figuras es importante en su totalidad. Son moldes de distintas características y todos y cada uno de ellos componen el museo. La retirada de una parte de las mismas rompe la composición a visitar”, alertan los centros de buceo y usuarios del Museo Submarino del Atlántico, único en Europa, y que se ha convertido en una atracción para los miles de aficionados al submarinismo.

No es la primera vez que el Cabildo, en concreto la Consejería de Centros Turísticos, actúa sin consenso con los sectores afectados por sus decisiones. Recientemente ya se implantó de forma unilateral la venta de forma online y en exclusiva las entradas a los centros.

“Es una actuación desmedida, que se ha tomado con alevosía y que nada tiene que ver con la actividad del buceo pero que nos afecta directamente de forma negativa” han insistido.

A Calatayud tampoco le quedan las estatuas
Comentarios