Medio Ambiente

Cuando el ‘éxito turístico’ de La Graciosa y Famara altera el equilibrio entre vecinos y el entorno

Vista de la isla de La Graciosa desde el Risco de Famara
Los ciudadanos de los núcleos urbanos del Archipiélago Chinijo reclaman más participación en la aprobación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales
Cuando el ‘éxito turístico’ de La Graciosa y Famara altera el equilibrio entre vecinos y el entorno

Los vecinos de los núcleos urbanos de Caleta de Famara y Caleta de Sebo en La Graciosa han reclamado una mayor participación en la redacción y aprobación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Archipiélago Chinijo. “El considerable interés de las figuras normativas reside en la trascendencia de la regulación para las personas que habitan los núcleos urbanos del Archipiélago Chinijo, dado que sus vidas, sus actividades económicas, culturales y sociales, así como el futuro de la población, se ven afectadas directamente”, destacan en un comunicado tras la reunión mantenida para debatir este documento del Gobierno de Canarias

EL encuentro estuvo coordinado e impulsado por el Grupo de trabajo de Archipiélago Chinijo del que forman parte los procesos autónomos de participación que se vienen desarrollando en Famara y en La Graciosa por vecinas y vecinos a título individual. 

Entre las diferentes reflexiones realizadas destacar el problema relacionado con el ‘éxito turístico’ que hay que repensar “ya que altera un razonable equilibrio entre el ser humano y el entorno”. En el encuentro se destacó entre otras reflexiones, la imposibilidad de que las personas nacidas en Caleta de Famara o en Caleta de Sebo, puedan residir en los diferentes núcleos debido al precio de la vivienda y a la escasez de esta “ya que se destinan fundamentalmente, a su uso como Vivienda Vacacional y está limitado el crecimiento”. 

En el comunicado se destaca que el uso de la vivienda vacacional aunque “es completamente legítimo, condiciona no obstante el futuro de la población ya que “los niños y niñas serán niños y niñas de fin de semana o de periodo vacacional”, vaciándose así el futuro de la población”.

Sobre las conclusiones de la reunión destacan la necesidad de unificar aquellas peticiones que sean similares o comunes a ambos lados del “río”, establecer un “frente común” desde el que proponer, evaluar e implicarse en el proceso de elaboración definitivo, y mantener una agenda de trabajo compartido con independencia de que, tanto en Famara con el Consejo Local de la Reserva de la Biosfera, como en La Graciosa desde Asamblea Graciosera, se sigan realizando las acciones que vienen realizando en cada ámbito territorial. 

Al final del encuentro, se leyó un manifiesto suscrito por las personas participantes en el que se hacía un breve recorrido histórico de la suerte de la normativa anterior PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión) anulada por los tribunales.

Además se proponía incorporar a la elaboración del PORN y del PRUG “procesos de participación ciudadana, más allá de consultas telemáticas, que permitan a la población afectada informarse, compartir sus inquietudes y hacer sus propuestas, contribuyendo así a la elaboración de una normativa consensuada”. 

Asimismo, se propone “constituir una mesa de trabajo, con las diferentes instituciones implicadas en el Parque Natural del Archipiélago Chinijo, que permita la coordinación y el seguimiento de las acciones necesarias para una gestión efectiva de este espacio”.

MANIFIESTO “DOS ORILLAS” 

La Graciosa y Lanzarote, dos islas que se miran. Frente a Caleta del Sebo y Pedro Barba está el imponente Risco y frente a Famara, las islas de Alegranza, Montaña Clara y La Graciosa. 
Dos orillas separadas por un mismo mar, pero cercanas por la historia de su gente. 
La Graciosa y Famara son dos poblaciones que desde 1986 forman parte del Parque Natural del Archipiélago Chinijo, una figura de protección que vio aprobado su Plan Rector de Uso y Gestión en el año 2006. 
Este PRUG, que nacía para ordenar las actividades que se estaban realizando en el entorno, comenzó a manifestar desde un principio que no daba respuesta a las necesidades de estos dos pueblos y es por ello que se planteó su modificación. 
Tras años de reuniones y de propuestas fue finalmente en el año 2018 cuando la justicia anuló esta normativa por falta de un plan de ordenación de recursos naturales. Desde entonces la ciudadanía, de una orilla y otra, hemos estado pendientes de la tramitación de la nueva normativa. 
En el año 2020 participamos en el periodo de sugerencias al nuevo PORN y en el año 2021 hicimos nuestras alegaciones al borrador del documento. 
Tras finalizar el periodo de alegaciones, el Gobierno de Canarias comunicó que se celebrarían reuniones con la población afectada antes de la aprobación definitiva del documento. Como estas no se han producido, y sabiendo de la importancia de estos encuentros para las dos orillas, las personas que apoyamos este manifiesto queremos hacer saber que: 
“Somos conscientes que la elaboración de un Plan de Ordenación de Recursos Naturales no es tarea fácil, pero creemos que a la hora de redactarlo es imprescindible que se tenga en cuenta la opinión de la ciudadanía ya que la normativa resultante va a afectar a la vida de las personas de La Graciosa y de Famara. 
Así mismo, creemos que es importante que se tenga en cuenta la realidad en la que estamos viviendo ya que este documento afectará luego al Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural del Archipiélago Chinijo, un texto que irá al detalle y regulará cada una de las actividades. 
Con el fin de que no se den contradicciones entre las diferentes normativas, nos parece importante que se tenga en cuenta que esta zona es también Reserva Marina, Zona de Especial Conservación, Zona de Especial Protección para Aves, Geoparque, Reserva de la Biosfera y está afectada por el Plan Insular de Ordenación del Territorio. 
Dada la necesidad de hacerle seguimiento al desarrollo de estos dos espacios, y la necesidad de planificar cuantas acciones fueran necesarias para su conservación, queremos reivindicar un espacio de trabajo entre la Administración General del Estado, Gobierno de Canarias, Cabildo de Lanzarote y los Ayuntamientos de Teguise y de Haría. 
Es por todo ello que solicitamos a las instituciones con competencias en este entorno: 
-  Incorporar a la elaboración del PORN y del PRUG procesos de participación ciudadana, más allá de consultas telemáticas, que permitan a la población afectada informarse, compartir sus inquietudes y hacer sus propuestas, contribuyendo así a la elaboración de una normativa consensuada. 

-  Constituir una mesa de trabajo, con las diferentes instituciones implicadas en el Parque Natural del Archipiélago Chinijo, que permita la coordinación y el seguimiento de las acciones necesarias para una gestión efectiva de este espacio.” 
 
 

Cuando el ‘éxito turístico’ de La Graciosa y Famara altera el equilibrio entre vecinos y el entorno
Comentarios