LUGARES

Museo del Vino El Grifo, el legado de los volcanes

El hondo significado de La Geria se entiende mucho mejor si previamente se visita el Museo del Vino El Grifo, un auténtico centro de interpretación de la viticultura insular.

Museo del Vino El Grifo, el legado de los volcanes

El Museo del Vino El Grifo se localiza en las centenarias instalaciones de la compañía, en el espacio natural protegido de La Geria. El Museo ocupa una bodega que data del siglo XVIII, en el que se exhiben la propia bodega, el antiguo lagar y la maquinaria de vinificación fechados al menos en 1775, mostrando la evolución de la cultura vitivinícola de la isla desde su nacimiento. También se exhiben prensas de vino, bombas, pisadoras, alambiques y otros útiles para la elaboración de vino y que datan del siglo XIX y principios del XX. 

El lagar cubierto es de 1775, según la inscripción fundacional. Unas 60.000 personas acceden a este equipamiento cada año, lo que lo convierte en uno de los museos del vino más visitados de España. Su biblioteca cuenta con unas 5.000 obras sobre la temática del vino.
 
“El diseño del Pájaro Grifo lleva el sello de César Manrique, quien asimismo ideó convertir la antigua bodega en un museo”
 
Una pieza dedicada a una criatura mitológica, el Grifo, preside la entrada al Museo y las Bodegas desde la carretera general. La parte superior de este animal fantástico es la de un águila de pico afilado y garras poderosas, mientras que la parte inferior es un león de patas musculosas y rabo. El Pájaro Grifo es el emblema corporativo de las Bodegas. El diseño lleva el sello de César Manrique, quien asimismo ideó convertir la antigua bodega en un museo.
 
En su interior se percibe con nitidez la herencia del volcán, la vieja relación que mantienen, desde hace varias generaciones, los propietarios con la viticultura lanzaroteña en el paisaje protegido. El Grifo es la bodega decana de Canarias y una de las diez más antiguas de España.
 
Visitar el Museo del Vino El Grifo equivale a acceder a un centro de interpretación. Tras recorrerla se comprende mejor La Geria, el paisaje agrario más singular de la isla. Su origen se encuentra en la necesidad que tuvo el agricultor de la época de recuperar las amplias extensiones de fincas de cultivo sepultadas por las cenizas volcánicas, emitidas, sobre todo, en las erupciones volcánicas de Timanfaya, acaecidas entre 1730 y 1736, de forma ininterrumpida. 
 
“Los primeros propietarios de la bodega se dieron cuenta que plantar bajo los mantos de escoria aumentaba la productividad agrícola”
 
Muy pronto y al tratar de recuperar las tierras de cultivo sepultadas por las cenizas volcánicas, los primeros propietarios de la bodega se dieron cuenta, como otros cosecheros, que plantar bajo los mantos de escoria aumentaba la productividad agrícola. Las plantas que habían quedado parcialmente cubiertas de ceniza tenían un desarrollo más favorable. De esta forma surgió la idea de excavar en esta capa superficial hasta encontrar el suelo enterrado y realizar en él la plantación. Generalmente de viñas, y, en menor medida, otros frutales, como higueras.
 
De ahí la plantación de parras y árboles frutales en el fondo de hoyos abiertos en los inmensos depósitos de arena originados por las erupciones. Ello permite que las plantas enraícen más fácilmente en el suelo fértil. A la vez, se construyeron infinidad de pequeños muros de piedra seca, los socos, para abrigar los cultivos del viento, dando lugar a una actuación humana de gran belleza. La forma de los hoyos y la pared adicional protegen a los cultivos del viento. El resultado es un paisaje agrario monumental.
 
El Museo del Vino El Grifo abre todos los días, incluidos festivos.

Museo del Vino El Grifo, el legado de los volcanes
Comentarios