MEDIO AMBIENTE

Medio Ambiente marcará una hoja de ruta para Famara tras la escucha y el diálogo

“Ante el olvido al que venía siendo sometida la ciudadanía, ahora se le está dando la oportunidad de participar activamente en la gestión de los espacios”, destaca Elena Solís.

Medio Ambiente marcará una hoja de ruta para Famara tras la escucha y el diálogo

Tras dos meses de diálogo con la ciudadanía y los principales actores implicados, la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote concluirá durante los próximos días 25 y 26 de marzo el proceso participativo que marcará una hoja de ruta clara para Famara.

“Ante el olvido al que venía siendo sometida la ciudadanía, ahora se le está dando la oportunidad de participar activamente en la gestión de los espacios”, destaca Elena Solís, consejera responsable del área.

Solís ha venido promoviendo el diálogo y la participación social a través de una iniciativa que arrancó el enero, “ante la necesidad de buscar soluciones para gestionar un espacio de alto valor ecológico en el que conviven personas con distintas necesidades e intereses”.

Diferentes mesas participativas

Ahora, la última fase del proceso contará con diferentes mesas participativas (9 en la primera sesión y 6 en la segunda), en las que se trabajará tanto por sectores como de manera colectiva. En las mismas, habrá representación tanto de la ciudadanía (población local, asociaciones vecinales, ecologistas y de caravanistas) como de los agentes económicos implicados (hostelería, comercio, escuelas de surf y establecimientos alojativos). Asimismo, habrá una mesa en la que participarán representantes políticos y técnicos de las instituciones públicas implicadas en la gestión de Famara.

El proceso participativo será llevado a cabo por el Grupo MUSE (Mediación urbana y sociología del espacio), y estará basado en la metodología EASW (European Awarennes Scenarios Workshop), que fue elaborada por la Comisión Europea a mediados de los años 90 y que se concreta en dos sesiones de trabajo. 

La primera sesión estará enfocada a desarrollar visiones sobre cuál es la realidad existente en Famara y qué escenario se quiere alcanzar, mientras que la segunda se destinará a generar iniciativas para alcanzar el escenario deseado, que se consensuará con anterioridad. 

Conjugar el derecho al disfrute con la conservación

Con estos encuentros, promovidos por la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo y por la Reserva de la Biosfera, se pretende mejorar la gestión de usos y actividades, así como los efectos derivados de las mismas en un entorno frágil como es Famara. 

“El proceso de diálogo pretende identificar soluciones realistas que permitan mantener la identidad tanto de Caleta de Famara como de la urbanización de Los Noruegos”, apunta la consejera de Medio Ambiente y Reserva de la Biosfera, Elena Solís, que afirma que el Cabildo también ha encargado ya un estudio de diagnóstico de los impactos que hay en el espacio natural protegido de Famara.

En cuando a las preocupaciones que ciudadanos y usuarios han venido señalando en reuniones anteriores del proceso participativo, Solís explica que entre las mismas se encuentran el estado de las carreteras, la necesidad de aumentar la vigilancia, la conservación del sistema dunar y del propio jable de Famara, la afluencia a las zonas de la playa, el aumento de los precios de la oferta alojativa, etc.

Al respecto, uno de los elementos clave abordados en las mesas previas de diálogo tuvo que ver con la necesidad de regulación. “La sociedad civil ha expresado su deseo de que se avance por una vía que permita conjugar el legítimo derecho al disfrute de los espacios naturales con la necesidad de conservarlos”, indica la consejera, que confía en que la implicación de los ciudadanos en la toma de decisiones se convierta en el proceder habitual del Cabildo.

Medio Ambiente marcará una hoja de ruta para Famara tras la escucha y el diálogo
Comentarios