Lugares

La ermita de Máguez, el centro de las fiestas de Santa Bárbara

Iglesia de Máguez
Iglesia de Máguez
La ermita diseñada por César Manrique e inaugurada en diciembre de 1974,  va camino de los 50 años de existencia
La ermita de Máguez, el centro de las fiestas de Santa Bárbara

Este domingo, día 4 de diciembre, es la festividad de Santa Bárbara en Máguez, al abrigo de la ermita diseñada por César Manrique e inaugurada en diciembre de 1974, por lo que va camino de los 50 años de existencia. La ermita original data de mediados del siglo XVIII, pero en diciembre de 1970 se propuso demolerla porque su estado de deterioro amenazaba la ruina, por lo que fue derribada cinco años más tarde.

Y para la nueva edificación se propuso a Manrique. Aquel año, el artista se encontraba inmerso en una intensa actividad. Así, participa en la exposición colectiva ‘Paintings, sculpture. American and European’ en la galería Catherine Viviano de Nueva York, realiza murales en piedra compacta para el Arrecife Gran Hotel y para el Hotel Cristina —Las Palmas de Gran Canaria— y se embarca en un largo viaje por Europa y por varios países asiáticos. En 1973 concluyen las obras del Mirador del Río y en 1974 publica ‘Lanzarote. Arquitectura inédita’, funda el Centro Polidimensional El Almacén, en Arrecife, e inicia los trabajos de restauración del castillo de San José, futuro Museo Internacional de Arte Contemporáneo.

Cerca de 600 personas residen en Máguez

La vecindad se implicó en una campaña de recogida de donativos en el propio caserío y llamó a la puerta de los corazones de los hijos del pueblo emigrados repartidos por el mundo, sobre todo en los países de Sudamérica. Para reconstruir la ermita de Santa Bárbara, Manrique se inspira en el primer santuario de Máguez y en la ermita original de San Juan, en Haría, en la que realiza un mural de piedra volcánica instalado en el altar, llevando a término las propuestas que recogiera en su libro ‘Lanzarote, arquitectura inédita’, hasta que se inaugura el 7 de diciembre de 1974.

Cerca de 600 personas residen en Máguez, a trasmano de las rutas principales y, por ello, sin que sea percibido como un destino aparente, más bien como un lugar de paso hacia los balcones panorámicos situados al norte de Lanzarote. Gregorio Barreto Viñoly, el cronista oficial del municipio de Haría, recuerda dos hitos más de relevancia en la localidad. Uno es la creación de la primera escuela, ya centenaria, pues está fechada en 1919, y el otro es la   creación del Centro Democrático de Máguez en diciembre de 1931, una sociedad que se inaugura al año siguiente y cuyo nombre expresa su inequívoca vocación.

Máguez debería escribirse Magues 

Como sucede con otros topónimos de la isla, Máguez debería escribirse Magues, así que, ya puestos a celebrar Santa Bárbara, estaría bien restaurar la verdadera escritura de esta localidad norteña. Para el habla de los canarios, no obstante, jamás ha habido problema alguno con la pronunciación ya que las zetas sencillamente no nos caben en la boca.

Álvarez Rixo y Madoz recogieron correctamente el topónimo, pero, con el paso del tiempo, se produjeron alternancias de la escritura motivadas por el acento y por la consonante final “que es resultado de una falsa interpretación a partir del seseo dialectal canario, pero que no hay tal, pues es voz de origen guanche”, según Maximiano Trapero y Eladio Santana en su trabajo sobre toponimia recogido por la Universidad de las Palmas de Gran Canaria.

La ermita de Máguez, el centro de las fiestas de Santa Bárbara
Comentarios