De Anta traza un camino

De Anta traza un camino

Quizás el equipo de Eva de Anta debería esforzarse algo más en comunicar mejor y en tiempo aquellos asuntos que son de interés ciudadano. Hablamos de lo llamativo, de lo que concierne a la vida de las personas. Hacerlo, no sólo interesa por aquello de estar al quite con esa preocupación, sino en propio beneficio.
 
Cuando la alcaldesa acude a los medios y habla de la gestión, sabremos, en tanto observadores, cuánto hay de verdad sobre lo que cuente. Ya no en lo referido a su voluntad de intervenir, que en boca de un cargo público puede sonar a embuste, sino de aquello que tenga que ver con obras en curso.
 
Cuando la alcaldesa hace referencia a las obras de peatonalización de la calle Hermanos Zerolo, y afirma que ha condicionado la obra que acomete el Cabildo a que se modifique el proyecto en el sentido de arbolar la vía, esta voluntad la sitúa en un mejor lugar como regidora municipal. Nos percatamos que atiende, ya no a las demandas ciudadanas, sino a las respuesta a sus necesidades así como a las del propio espacio urbano. Medidas de orden ambiental, estético y de salud, que todo ello se deriva de la plantación de unos árboles. Felicidades, por tanto, por su afortunada gestión en este asunto.
 
La ciudad comienza a ser mejor percibida y valorada

Sorprende de esta intervención del Cabildo la ausencia de alguna tutela en la redacción del proyecto inicial, así como la falta de visión al plantear una actuación de las denominadas como duras, y que difícilmente hacen ciudad. Y tan bien no lo debieron hacer en el Cabildo que la alcaldesa debe enmendarles la plana, y eso que una de las hondas preocupaciones de aquella institución es la sostenibilidad.
 
Para la conectividad de la ciudad, de todos sus barrios, aspecto tratado por la alcaldesa, no sólo es necesario un buen servicio de transportes, sino que la clave puede estar en el tratamiento de las vías que enlazan todo el espacio público. Puede que la respuesta a esa conexión esté en la compactación de esas calles con la propuesta arbórea a la que ella misma hace referencia. 
 
Efectivamente, de culminarse la actuación en la dirección verde planteada por de Anta, la ciudad comienza a ser mejor percibida y valorada, pero Hermanos Zerolo no es toda la ciudad. Animo, por tanto, a nuestra alcaldesa a asumir públicamente la plantación de todas las calles de la ciudad que es tanto como afirmar su transformación, que buena falta le hace. Sólo las obras de Porlier no van a convertir Arrecife en una ciudad del siglo XXI. Pero sí coincidimos en que una de las grandes carencias de la ciudad es la de zonas de sombra. 
 
Muy agradecido por el gesto. Esa parece ser la dirección.

De Anta traza un camino
Comentarios