CRISIS SANITARIA | PROTOCOLOS

El cribado a viajeros nacionales en los aeropuertos canarios detecta 753 positivos

Un total de 482 casos positivos de COVID-19 fueron detectados en origen por la realización de las pruebas diagnósticas 72 horas antes de la llegada a Canarias y 271 positivos entre los viajeros que no llegaron con prueba diagnóstica y que fueron identificados y emplazados a aislamiento hasta la recepción del resultado negativo de la misma

El cribado a viajeros nacionales en los aeropuertos canarios detecta 753 positivos

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias informa que el 87 por ciento de los 342.794 viajeros que llegaron a Canarias procedentes del resto del territorio nacional, por vía aérea o marítima, desde la puesta en marcha del cribado en los aeropuertos de las islas aportó una prueba de diagnóstico de infección activa (PDIA) negativa. Gracias a este protocolo, se detectó un total de 753 casos positivos.

La medida, que se mantuvo desde el 18 de diciembre y hasta después de Semana Santa para cubrir los períodos de alta movilidad, tiene como objetivo contener la transmisión del SARS-COV-2, mediante cribados en origen de las personas que visiten Canarias desde otras comunidades autónomas.

Entre los pasajeros que se realizaron la prueba dentro de las 72 horas antes de su llegada a Canarias desde otras regiones del país en los laboratorios financiados a través de convenio con el SCS, se detectó un total de 482 casos positivos de COVID-19. Del total de positivos, 410 fueron confirmados mediante PCR y los 72 restantes por test de antígenos.

Además en destino, se detectaron 271 casos positivos de COVID-19 entre los viajeros que se realizaron la prueba al llegar a Canarias, una vez habían sido identificados y emplazados a aislamiento hasta la recepción del resultado negativo de la prueba diagnóstica.

La medida contemplaba que cuando un pasajero llegara a Canarias procedente de otra región del territorio nacional, debía entregar un certificado de PDIA negativa en los puestos de control establecidos para tal efecto por la Consejería de Sanidad en los aeropuertos canarios que reciben vuelos nacionales.

Los viajeros que no presentaron el certificado, o que el mismo no fue validado, quedaron identificados, registrados y emplazados a realizar aislamiento hasta obtener el resultado negativo de una prueba diagnóstica en destino.

La prueba diagnóstica, tanto en origen como en destino, era gratuita para los viajeros residentes en Canarias que procedían del resto del territorio nacional y realizaran la prueba en los centros Eurofins Megalab concertados por el Servicio Canario de la Salud para tal efecto.

Sanidad continuará con este control

Teniendo en cuenta los buenos resultados que este protocolo ha significado para la situación de Canarias, se hace necesaria una nueva redacción de dicha Orden que permita, en base al paraguas jurídico que establece el Decreto del Estado de Alarma, mantener este procedimiento.
 
Esta medida se establece para la llegada de visitantes procedentes de otras regiones del país. En el caso de los movimientos entre las islas, y una vez finalizadas las medidas específicas y temporales para Semana Santa, se elimina la obligatoriedad de presentar PDIA negativa. Si bien las islas que se encuentren en los niveles de alerta 1 y 2 no tienen restringida su entrada y salida, a las que estén en los niveles 3 y 4 solo se podrá entrar y salir justificando el movimiento en función de las excepciones establecidas.
 
Además, los pasajeros nacionales e internacionales que acrediten su estancia en algún alojamiento turístico reglado del Archipiélago estarán obligados a presentar una prueba diagnóstica negativa a la hora de registrarse en el establecimiento.

El cribado a viajeros nacionales en los aeropuertos canarios detecta 753 positivos
Comentarios