Las tuneras de Lanzarote: higos picones, cochinilla y nopalitos cercados por una plaga destructiva

El cultivo de las tuneras en los pueblos de Mala y Guatiza  se enfrenta a una plaga provocada por una cochinilla mexicana que destruye las plantas

Las tuneras de Lanzarote: higos picones, cochinilla y nopalitos cercados por una plaga destructiva

Las tuneras de Lanzarote forman parte del paisaje del norte de Lanzarote. Un cultivo del que se extrae no solo la famosa cochinilla para el colorante natural alimenticio sino higos picones y nopalitos (las palas de tunera más jóvenes y tiernas que una vez eliminados los picos se pueden comer en ensaladas o hamburguesas). Sin embargo, este cultivo tradicional atraviesa uno de sus momentos más críticos tras la aparición de una plaga que amenaza su supervivencia.
 
El profesor del Ciclo de Agricultura del IES Teguise, Teno Osorio, que lleva a cabo con sus alumnos un proyecto para la recuperación de fincas abandonas de tuneras en Mala, destaca que este cultivo puede tener futuro en Lanzarote pero centrándose en otros productos de la tunera como los higos picones y los nopalitos. “La cochinilla lleva años sin poder venderse por la bajada de precios debido a la competencia de otros países como México”, añade.
 
Teno Osorio se lamenta del progresivo abandono de fincas de tuneras en el norte de Lanzarote lo contribuye a la desaparición no solo de un paisaje único sino también a la extensión de una plaga que se detectó hace casi un año. “Es una cochinilla muy agresiva que mata a las tuneras y que puede provocar no solo la pérdida del paisaje sino de este cultivo”, recalca Osorio

Las tuneras de Lanzarote: higos picones, cochinilla y nopalitos cercados por una plaga destructiva
Comentarios