Rutas secretas: turistas en busca de lo insólito

Rutas secretas: turistas en busca de lo insólito

Hace unos días participé en el programa 'Bungalow 103', conducido por Erika Ramírez y el equipo  de Tourinews. El asunto central del magazine fue la oferta de rutas 'secretas' como atractivo cada vez más extendido en los destinos turísticos, incluida Gran Canaria y demás islas del Archipiélago. Es el auge (ya estábamos tardando) del turismo experiencial que creo que debería formar parte de un Plan para tematizar Gran Canaria y resto de islas. Para que el turismo "extienda sus beneficios al conjunto de la sociedad canaria, con la mayor aceptación social" (Impactur Canarias 2018).
 
No hay mayor misterio o secreto por descubrir que una leyenda insólita
Así, conocimos las iniciativas de Julio Pantoja y César Requesens en Toledo y Granada, respectivamente. Una charla que nos ofrece una aproximación al fenómeno de las rutas turísticas y las posibilidades que se abren para un fenómeno que recupera espacios para la comunidad. De hecho es un negocio en auge que atrae principalmente un público residente desconocedor de su historia o memoria chica.
 
Y esto hace que sea más sorprendente -digo- que no se aproveche uno de los primeros atributos por los que se conoció a este archipiélago, como fue su origen mitológico, porque no hay mayor misterio o secreto por descubrir que una leyenda insólita para recrear un discurso. Y así queda reflejado en las numerosas guías y libros de viajes escritos sobre Canarias y la Macaronesia. Desde Homero a las primeras ediciones de las guías Baedeker/Murray y Brown más descriptivas y metódicas, o el crucero imaginario de Julio Verne por nuestras islas.
 
No tendremos un destino que se venda -actualmente- como lo que es históricamente, desde hace 2.300 años como Islas Afortunadas, aunque aprovechamos al  máximo algunos de sus atributos (sol, playa, clima, naturaleza), y tampoco olvidamos que ya a principios del siglo XX existió la primera ruta turística de Gran Canaria bautizada como 'La vuelta al mundo' (Marzagán, Bandama, La Atalaya y las bodegas del Monte) y es que éramos muy ambiciosos, ya que no sólo nos considerábamos un continente en miniatura, sino que nos ofrecíamos como el lugar donde dar la vuelta al planeta por singularidades que con el tiempo, las crisis y las malditas guerras (y mucho despropósito de vecinos e instituciones) fue decayendo como el poblado de La Atalaya de Santa Brígida, pero también es justo decir que no se podía exigir que continuaran siendo trogloditas en el siglo XXI (las instituciones no hicieron mucho tampoco para que esa singularidad fuera un generador de rentas). En Tenerife, la visita científica al Teide se convirtió en la principal ruta turística, por razones de altura.
 
Con el tiempo se fueron incorporando a las guías otros aspectos
El siglo XX arrancó con amplias guías que recogían con mucho detalle la información local, los recursos y hasta los precios de gran cantidad de productos y servicios. Con alguna disparatada interpretación histórica como comprobamos en el libro 'Carnet guanche' y sus curiosas 'anécdotas' históricas. Más sorprendentes serían los argumentos que inspiraron las novelas de escritores de la talla de Agatha Christie, Julio Verne, Eugene O'Neill (cuya presencia ha sido documentada gracias al estudio de Manuel Mora Lourido), A. J.Cronin... O de los isleños Claudio de la Torre Millares (único español ganador de cuatro premios nacionales de literatura y teatro, y hermano de Josefina), Carmen Laforet, Néstor Álamo, Manuel González Sosa, o Juan José Armas Marcelo, autor de la primera 'Guía secreta de Canarias' (Sedmay ediciones. 1979) en colaboración con Luis Alemany. La primera guía que aborda los tabúes sociales del franquismo: sexo, drogas y la noche...
 
Con el tiempo se fueron incorporando a las guías otros aspectos experienciales, más profesionales y centrados en los recursos y productos turísticos como los relacionados con la Naturaleza, entre los que podemos citar los volcanes, las cuevas y su evolución, el catálogo de presas, los avistamientos de cetáceos o de aves... También tendríamos aquellas rutas de carácter histórico y arqueológico, como es el paso de Colón y las galerías subterráneas e historias inventadas por una mente tan inquieta como la de Néstor Álamo, las historias de piratas (Van der Does, Hawkins, Drake, todos derrotados en Gran Canaria, o la anécdota del brazo que Nelson perdió en Tenerife en un ataque a la ciudad, que de no ser por sus hazañas posteriores no sería recordado por su ruinoso ataque) y más recientemente, las visitas de astronautas famosos o las rutas que invitan a conocer el callejero celeste desde nuestras cumbres astrofísicas o esos solsticios que unen el paisaje con la cultura aborigen y sus rituales estacionales.
 
La gastronomía también tiene sus rutas de sabores como el vino canario que Shakespeare declarara como perfume de la sangre. O los bochinches y guachinches, de carácter popular y predilectas paradas de moteros y excursionistas, a los que ahora se suman los locales con Michelines. Sin olvidar la amplia oferta cultural a la que se suma por segundo año la presencia de los espectáculos del Circo del sol.
 
En otras islas hay también originales propuestas en marcha
Pero en este programa se habó mucho de esas rutas originales y cargadas de misterios que se transmiten entre generaciones, con la huella de actividades y lugares que fueron muy importantes en otras épocas pero ya están en desuso, resucitados por gente con iniciativa para convertir ruinas en museos o interesantes casas moriscas; minas que ven caer las telas de araña para recuperar nuevamente esas luces mustias que nos descubren las galerías y las catacumbas. Así es Toledo o Granada, pero también podríamos valorar nuestros misterios de brujas en Telde, las luces de Mafasca o la espectacularidad de la ruta de escape de Bentejuí...
 
Muy interesantes las iniciativas de Granada Secreta o de Paseos por Toledo Mágico, conscientes sus promotores de que estas actividades tienen una capacidad de carga limitada, con grupos reducidos para que la experiencia pueda ser plenamente satisfactoria. En el caso de Granada, enseguida recordé aquel cuadro de Facundo Fierro con Boabdil, Fernando el Católico y Fernando Guanarteme paseando a caballo por la ciudad, el monarca castellano flanqueado por los vencidos en el último reducto de Al Andalus y el nuevo escenario atlántico que comenzaba en las islas Canarias.
 
Pero no estamos tan despistados ante este negocio en auge ya que en Gran Canaria, por ejemplo, ya contamos también con empresas de reciente creación que abarcan nuevas propuestas, imaginativas, creativas y sorprendentes, como Ngaro Games AGV Express, Trip GC o Turinka. En otras islas hay también originales propuestas en marcha. Y es que, como decían Julio Pantoja y César Requesens estamos ante actuaciones culturales que generan riqueza, que suponen un atractivo para residentes, que fomentan nuevas industrias culturales y reactivan zonas en decadencia, gracias a que se invierte  en belleza y sentimientos.

Rutas secretas: turistas en busca de lo insólito
Comentarios