Tramitar las ayudas a más de 1.200 viticultores, una misión imposible por los fallos de la sede electrónica

El Consejo Regulador exige al Gobierno paralizar el plazo de tramitación, no tener en cuenta la penalización por retraso en la gestión, o autorizarles a hacerlos de manera presencia.

Tramitar las ayudas a más de 1.200 viticultores, una misión imposible por los fallos de la sede electrónica

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen ‘Vinos de Lanzarote’, junto a otras 10 denominaciones de origen del Archipiélago, ha denunciado el mal funcionamiento de la sede electrónica del Gobierno de Canarias para la tramitación de las ayudas a los viticultores. Esta situación está provocando que tengan que paralizar las gestiones, por lo que exigen una solución inmediata.
 
En el caso de Lanzarote, el Consejo Regulador realiza los trámites de los más de 1.200 viticultores que cada año optan a estas ayudas. En las últimas dos semanas éste apenas ha podido gestionar dicha documentación, aplazando las citas que los viticultores tenían en su sede para hacer las diligencias junto al personal del Consejo. 
 
En un escrito, los Consejos Reguladores señalan que el problema radica en que la sede electrónica del Gobierno de Canarias está colapsada con interrupciones continuas del servicio; lo que impide que los viticultores puedan realizar los trámites. Por eso, alegan que “esto genera, desde nuestro modesto punto de vista, una total indefensión; ya que no hay otra forma de realizarlo. Los días pasan y el tiempo se agota”.
 
También subrayan “la escasa preocupación y responsabilidad por parte de la administración, que en ningún momento se ha dirigido al sector para dar explicaciones y solución”. Por ello, los Consejos Reguladores proponen diferentes opciones para dar solución a esta problemática. Por un lado, plantean la posibilidad de paralizar el plazo de tramitación hasta que no se resuelvan los problemas con la sede electrónica. Por otro, que el plazo que contempla el Boletín Oficial de Canarias para la gestión de la ayuda, con una penalización diaria del 1%, no se tenga en cuenta y pueda utilizarse para la tramitación de la ayuda sin penalización. Y, por última, que se autorice a los viticultores a realizar la diligencia de la ayuda de forma presencial, en lugar de hacerlo de forma telemática, ya que las herramientas que se han puesto a disposición para el trámite no funcionan correctamente.
 
Los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen de Canarias se encuentran actualmente gestionando, de manera simultánea, las ayudas al mantenimiento del cultivo del viñedo, las ayudas de Estado, y la alegación a la Resolución provisional de las ayudas convocatoria 2020. Cabe destacar que todos estos trámites únicamente se pueden gestionar de forma telemática.

Tramitar las ayudas a más de 1.200 viticultores, una misión imposible por los fallos de la sede electrónica
Comentarios