Padecer y tratar dolores crónicos

"Ayudar al paciente a ganar una mínima batalla contra el dolor es muy gratificante"

María del Mar Domínguez García, responsable de la Unidad del Dolor del Hospital Doctor José Molina Orosa
María del Mar Domínguez García, responsable de la Unidad del Dolor del Hospital Doctor José Molina Orosa
María del Mar Domínguez García, responsable de la Unidad del Dolor en el Hospital Molina Orosa, habló de su trabajo y narró algunas anécdotas en una emotiva entrevista en Biosfera Televisión
"Ayudar al paciente a ganar una mínima batalla contra el dolor es muy gratificante"

"Yo me dedico a esto desde hace mucho tiempo y no me termino de acostumbrar a que un paciente me diga que su vida ha cambiado, aunque sea un poquito, gracias a nuestro trabajo. Ayudar a ganar, no la guerra, pero sí pequeñas batallas, es muy gratificante". María del Mar Domínguez García, responsable de la Unidad del Dolor en el Hospital Doctor José Molina Orosa, explicó en una emotiva entrevista en El Magazine algunas historias y anécdotas de su profesión.

La doctora está al frente de la Unidad del Dolor desde su creación en la isla. Especialista en Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor, además de su formación especializada, está comprometida, desde hace mas de dos décadas, con el desarrollo del tratamiento del dolor crónico en Canarias.

Las consultas por dolor son las mas importantes. En Atención Primaria llegan a alcanzar el 40% del total, mientras que en el Hospital llegan al 32%. Son los datos que ofreció María del Mar en la entrevista, explicando además la labor de los profesionales que tratan con estos pacientes. "Nosotros tratamos el dolor cuando ya el paciente ha escalado todos los tratamientos previos, y aun así, no mejora".

Trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen dolor crónico

Este tipo de dolor crónico disminuye la calidad de vida del paciente al repercutir en su salud física y emocional y dificulta la participación plena en la vida social y familiar, al  tiempo que reduce su capacidad para trabajar de manera productiva, por lo que la labor de los profesionales que trabajan desde la unidad del dolor es fundamental.

"En la Unidad del Dolor también utilizamos medicación, pero conjuntamente con otras técnicas, que sean mínimamente invasivas, para mitigar ese dolor crónico". Sobre esto, Domínguez aclara que "no se trata solamente de la intensidad del dolor, sino de cómo ese dolor afecta a tu vida personal, a tus relaciones sociales, familiares... Las unidades del dolor vamos un poco más allá de la medicación. Usamos técnicas para tratar de devolver al paciente su vida, y que pueda llevar un día a día más o menos normal".

La doctora reconoce que la sociedad "no conoce lo suficiente las unidades del dolor ni las posibilidades que tienen".  "Nosotros solemos tardar muy poco en incorporar cada técnica, porque normalmente sabemos cómo actuar". "Sin embargo", añade, "tardamos mucho en hablar con los pacientes y explicarles todo. Por eso estamos incorporando también psicólogos clínicos. En el dolor crónico, el factor psicológico es muy importante", señala.

El dolor crónico llega a destruir a la persona afectada y también a su familia

Sobre la forma en la que afrontan la enfermedad, María del Mar cuenta que "son las personas más mayores las que piden que les quites el dolor rápido, pero para volver al campo y poder seguir con sus cosas. Son personas muchas de ellas que han aguantado sus patologías crónicas durante mucho tiempo y cuando van al médico es cuando ya no pueden más", señala María del Mar.

Su experiencia al frente de esta unidad le ha hecho vivir y tratar casos muy duros. De hecho, Domínguez lo tiene claro: "El dolor crónico llega a destruir a la persona afectada y también a su familia. Este dolor destruye al ser humano, porque no tienes ganas de hacer absolutamente nada. Por eso, concienciar a las familias sobre la importancia que tiene la unidad del dolor es fundamental".

Asimismo, reconoce que el trato que el paciente recibe fuera del Hospital, también afecta al proceso. "La comprensión y el cariño de tus amigos y tu familia es muy importante, porque aunque no pueda cambiar lo que es el dolor, puesto que es crónico, sí ayuda en la forma de afrontarlo y procesarlo. Estos pacientes suelen sentirse incomprendidos, tanto por los médicos, como por los amigos y la familia, por eso es muy importante el manejo psicológico en todo este proceso", concluye la doctora.

"Ayudar al paciente a ganar una mínima batalla contra el dolor es muy gratificante"
Comentarios