Top Secret, 25 de junio de 2020

Acampar

FOTO: Autocaravanas en la provincia de Soria (Cadena SER)
25/6/2020

Acampar

Son incontables los años que nuestros políticos llevan tratando de habilitar alguna otra zona de acampada en la isla. Eso es lo que dicen. Pero no son capaces. Dicho de otro modo: son incapaces. Este giro rajoyano ilustra a la perfección de qué estamos hablando. Y, al final, el tema es tan sencillo como responder a una pregunta: ¿Queremos que Lanzarote tenga más sitios donde acampar, si o no? Si la respuesta es afirmativa deberían ponerse ya en serio a ello. Sin más ambages ni excusas. Caso contrario estaría bien que lo dijeran para que cese ya la fiebre esta de comprarse autocaravanas, salvo que la uses para pillar el barco y largarte a sitios donde sí permiten esta modalidad vacacional. Lo que está ocurriendo este año no es sino una versión distinta de lo que ha venido sucediendo años atrás. O abre el camping de Papagayo y que quepa quien pueda, o hay lío. Esta vez la excusa ha sido la pandemia, que no es poca excusa. Otros años que si faltaba acondicionar no sé qué o arreglar no sé cuántos. O, antes de eso, que si es caro de mantener para Yaiza y, al final, aquí viene gente de toda la isla. Que lo pague el Cabildo.

Líos

Y hasta que se pusieron de acuerdo, pasaron unas cuantas temporadas de acampada. Para ir tapando la incapacidad de la que hablábamos al principio, los políticos que nos han gobernado desde el inicio de la polémica y hasta hoy, que han sido unos cuantos y unas cuantas, se agarraban al PIOT. “Es que el Plan Insular no lo permite” repiten cada diez minutos. Y, en base a ello, debate zanjado. Pero obvian que el camping de Papagayo se regularizó -se hizo, de hecho- con el PIOT ya aprobado. Con lo que es posible, si hay interés, y acuerdos, habilitar alguna zona más. Para ello es preciso que algún ayuntamiento, el Cabildo, el Gobierno de Canarias y la Dirección General de Costas, sintonicen la misma frecuencia. Así, en lugar de esperar a que el nuevo Plan Insular -si llega algún día- habilite zonas, le damos ya una hecha para que se incluya dentro de ese hipotético nuevo planeamiento. En Fuerteventura, por ejemplo, lo hicieron así.

Tradición

La acampada fue una de las grandes tradiciones isleñas. Antes de la irrupción del turismo, por determinadas fechas veraniegas la gente se instalaba en numerosos puntos de la costa, incluyendo las playas de Papagayo, La Graciosa o las mismísimas playas de la costa de Tías, entre otras zonas. También era tradición que los residentes en algunos núcleos rurales acamparan en el litoral próximo, como es el caso del pueblo de Tinajo en Las Malvas y zonas cercanas. La penetración del turismo de masas dio lugar a sucesivas prohibiciones de establecerse por unos días en las orillas. Así, se transformó el uso recreativo de las playas y muchas se reservaron para los turistas. Los cambios sociales, la entrada en vigor de las nuevas leyes y el aumento demográfico han terminado por colgar el cartel de “prohibido acampar”. Queda el consuelo, o no, de recurrir a la política para que levante los vetos que la política impuso.

 

6 Comentarios

A ver si prohíben de una vez a las caravanas circular y hacerse dueños del espacio público montando sus chabolas de cuatro ruedas que degradan todo el espacio.
Estamos perdiendo los espacios naturales por la falta de consideración de cuatro personajes que priman su bienestar a costa de los demás. La escena se repite con playas llenas de campistas con sus autocaravanas creando auténticos "guetos" en los espacios naturales. Desconsiderados
Buenos días , como en todo hay que ser generosos y adecuar las infraestructuras al uso demandado siempre que la carga (cantidad de usuarios) sea asumible por el espacio isleño y compatible con el resto de usos , también existe el alquiler vacacional de caravanas algunas modernas y otras son furgos viejas de carga adaptadas esto aumenta el nº de uds en detrimento de los residentes.Ante todo tiene que ser limpio y adecentado con sus servicios correspondientes.
No comparto la opinión de éste artículo, pues un caravanista no es precisamente una persona sin recursos, solo hay que comprobar cuanto cuesta una autocaravana, que ronda los 30.000€ una básica. La gente humilde y sin recursos no tenemos otra que pillar un coche e irnos a una playa y extender la toalla y la nevera con el bocadillo. Me parece increíble que se pretenda beneficiar con recursos públicos a unas personas de clase media-alta, para que quemen y destrocen los pocos espacios naturales que nos quedan. Lo que se está viviendo en la costa de Guatiza es de vergüenza.
Esta bien. Hay que proteger el espacio muy bien hay que pedir el derribo de punta mujeres, orzola y ariete ya que esta dentro de la demarcación de costa y invadiendo paraje natural y tienen orden de derribo de la ley de costa. Que lo cumpla el ayuntamiento de haria.
El artículo viene a apartar poco y a contar el pasado a su antojo. La realidad es ligeramente distinta. Pero ese no es el debate. La realidad es que hay que regular. Hasta entonces qué hacer? Permitir estacionar en el mismo espacio que todo turismo. Fin del debate.

Añadir nuevo comentario