Opinión

La botella medio llena

La botella medio llena

Distintos datos apuntan a que comenzamos a salir de la sexta ola de la pandemia de la Covid 19, la de la prevalencia de la variante ómicron, mucho más contagiosa, aunque menos letal en términos relativos. Lo que no puede hacer olvidar el daño que esta ha causado, especialmente el coste en vidas humanas, siempre muy doloroso e irreparable. Así como sus consecuencias en el sistema sanitario, que vuelve a tensionarse por la alta demanda de servicios, lo que obliga a seguir reforzándolo, para lo que continuamos reclamando que en este 2022 vuelva a establecerse el Fondo Covid. 

Esta ola de la pandemia ha afectado, también, a la economía. Acelerando la inflación. Frenando la movilidad y afectando, por tanto, al turismo. Así como con la proliferación de bajas laborales que han perjudicado a las administraciones públicas y a las empresas privadas, dificultando el normal desarrollo de su labor y reduciendo la productividad.

Pese a lo descrito, y a las incertidumbres que aun planean, hay diversos parámetros recientes que resultan tan positivos como esperanzadores. Me refiero a los conocidos en las últimas semanas: desempleo registrado y afiliaciones a la Seguridad Social en 2021, Encuesta de Población Activa (EPA), creación de empresas y recuperación turística; y, asimismo, los datos provisionales de la Agencia Tributaria Canaria sobre la recaudación el pasado año, indicativos de una incipiente recuperación económica en las Islas.

Importante crecimiento del empleo

 La evolución del empleo en Canarias es claramente alentadora. Como confirman los datos de paro registrado del INE. En el interanual, diciembre 2020-diciembre 2021, hay 66.618 personas desempleadas menos que cuando acabó el año 2020, una reducción del 24,72%, es decir, 4,6 puntos más que la media estatal, y solo situada por debajo de la reducción experimentada por Baleares (33,6%), Aragón (25,9%) y Cataluña (25,8%). Incluso hay 24.185 parados menos que los que había registrados al inicio de la pandemia, en marzo de 2020. Además, Canarias lidera el crecimiento interanual en afiliaciones a la Seguridad Social en términos relativos, con un incremento del 6,43%, más de dos puntos por encima de la media estatal (4,08%). Con 50.234 personas afiliadas más que en diciembre de 2020 hasta alcanzar los 831.919, que supone el récord de afiliación en nuestra Comunidad, mejorando el dato histórico máximo que se produjo en diciembre del año 2019 (827.468).

Por otra parte, en diciembre de 2021 se encontraban en ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) Covid 19, un total de 12.012 trabajadores y trabajadoras de las Islas, a los que se añaden 1.049 por ERTE que no tienen vinculación con la pandemia y 1.415 en ERTE en La Palma por las consecuencias de la erupción del volcán. Hay que recordar que al inicio de la pandemia hubo más de 200.000 personas en ERTE y que en diciembre de 2020 eran 79.206 los trabajadores en ERTE.

La EPA del cuarto trimestre de 2021, dada a conocer este pasado jueves, reitera esa evolución positiva del empleo. Canarias alcanza los 938.000 ocupados, situándose en niveles similares a los anteriores a la pandemia. El desempleo se reduce en Canarias en 56.000 personas respecto a la EPA del tercer trimestre del pasado año, siendo la primera comunidad en crecimiento relativo del empleo con un 6,79%, por delante de Andalucía (3,25%) y Euskadi (2%).

En el interanual, el Archipiélago experimenta un descenso de 59.900 personas desempleadas, lo que supone una caída del 21,47% al final del 2021. En el último año el empleo ha crecido en 110.500 personas (13,36%), el mayor aumento de todo el Estado, por delante de Murcia (6,14%) y Castilla La Mancha (5,61%). La tasa de paro disminuye hasta niveles cercanos al cuarto trimestre de 2019, quedando en un 18,94%. En el cuarto trimestre de 2021 se reduce el diferencial con la tasa de paro del conjunto estatal a 5,61 puntos porcentuales, mejorando la brecha respecto al mismo trimestre de 2020, que era de 9,09 puntos. Una EPA que, además, muestra otro parámetro positivo: la importante reducción del abandono escolar temprano en Canarias en 2021, con una tasa del 11,8%, respecto a 2020 (18,2%), lo que supone 6,4 puntos menos en un año. Situándose 1.5 puntos por debajo de la media del conjunto del Estado (13,3%).

Asimismo, hay que valorar la significativa recuperación experimentada en la creación de empresas. El 2021 cerró con más de 60.000 empresas en las Islas que dan empleo a 634.378 personas, acercándose a las cifras que teníamos en marzo de 2020 (61.602) y que tras el confinamiento cayeron hasta 56.521.

Otro tanto sucede, pese a las dificultades, respecto al turismo. En el último cuatrimestre de 2021 se produjo una importante recuperación del sector, pese al impacto negativo de ómicron y son buenas las perspectivas para este año. Destacando un dato muy positivo: las pernoctaciones hoteleras aumentaron en Canarias un 364,7% el pasado diciembre en comparación con el mismo mes de 2020, pasando de 947.498 a 4.403.148. Aunque sin llegar todavía al volumen que tenía antes de la pandemia, Canarias registró el mayor grado de ocupación por plazas en estos establecimientos en diciembre, un 56,9%, lo que implica situarse 17 puntos por encima de la media estatal (40,1%), según se recoge en la última estadística de Coyuntura Turística Hotelera elaborada por el INE. Con el segundo lugar de ocupación a lo largo del año anterior de todo el Estado, con un 51,4%, solo inferior al registrado en Baleares (56.8%).

Se cumplen previsiones recaudación

Por otra parte, la recaudación de tributos en Canarias alcanzó los 2.291,9 millones de euros el año pasado, lo que supone un incremento del 12% con respecto al ejercicio anterior de 2020 y una ejecución del 104,13% sobre lo previsto en los Presupuestos de 2021, según los datos provisionales que maneja la Agencia Tributaria Canaria. Esa cantidad supera en 90,8 millones la previsión realizada por el Gobierno canario en la Ley de Presupuestos de ese año. Se trata, como señalaba, de datos aun provisionales, que incluso pueden modificarse al alza.

De acuerdo con los datos facilitados por la Agencia, la recaudación de los tributos propios y cedidos fue de 789,4 millones de euros, lo que supone una ejecución del 118,79% respecto al presupuesto inicial y un crecimiento del 20,16% respecto a 2020 y de -7,8% en relación con 2019. La recaudación del REF (que incluye IGIC, AIEM y Matriculaciones) fue de 1.502,4 millones de euros, lo que representa una ejecución del 97,78% del presupuesto inicial de 2021, un crecimiento del 8,16% sobre 2020 y un -13,9% respecto a 2019.

Como sucede en otros parámetros, todavía no se supera el nivel de 2019, el último año antes de la pandemia, pero nos acercamos mucho a él. Siendo este el único elemento de las cuentas públicas de la Comunidad canaria sujeto a la evolución de la economía, ya que el resto de los ingresos corresponde a transferencias estatales y europeas. Circunstancia que puede repetirse este ejercicio de 2022, en el que los Presupuestos canarios prevén una recaudación de 2.587,7 millones de euros, una cantidad muy aproximada a los 2.602 recaudados en 2019. 

Se confirma, además, que las previsiones del Gobierno de Canarias en los ingresos fiscales propios eran prudentes y realistas, frente a los agoreros que reiteraron que nuestras cuentas públicas para 2021 sobreestimaban la recaudación. Se trata de reconocer los avances y ver la botella, al menos medio llena y no vacía como hacen sesgadamente algunos, no reconociendo la mejoría. Y es que esos datos -junto a los de la EPA, los de desempleo registrado y afiliaciones a la Seguridad Social, los de creación de empresas o los turísticos- apuntan a que nos encontramos en el camino de la recuperación económica, que habrá que ratificar en este ejercicio. No será sencilla, y puede verse enturbiada, al igual que en 2021, por distintos condicionantes, como la evolución de la pandemia, la inflación o la actual escalada de tensión internacional en Ucrania; asunto este último en el que demandamos prudencia, diálogo y ausencia de tentaciones belicistas que solo conducen al desastre y al sufrimiento.

La botella medio llena
Comentarios