Ruta manriqueña

Un recorrido por la huella artística de César Manrique en Arrecife

César Manrique en Vías y Obras junto a Santiago Hernández. Foto: FCM.
César Manrique en Vías y Obras junto a Santiago Hernández. Foto: FCM.

Hubo un tiempo en que se decía que apenas había hecho nada en su ciudad natal, una falsa creencia que se derrumbó desde que se documentó su huella artística la ciudad

Un recorrido por la huella artística de César Manrique en Arrecife

César Manrique (1919-1992) nació en Arrecife y aquí vivió en las primeras etapas de su vida. Hubo un tiempo en que se decía que apenas había hecho nada en su ciudad natal, una falsa creencia que se derrumbó desde que se documentó su huella artística en la capital de Lanzarote. No obstante, sigue pendiente la organización de una ruta manriqueña a través de su obra.

Por algún sitio habrá que empezar. En la rotonda situada delante del Gran Hotel se alza la escultura ‘Barlovento’, fechada en 1970. Su emplazamiento original no era este, sino el primer, verde, frondoso y fresco parque Islas Canarias, que fue demolido para escarnio de la capital y sustituido por una plaza dura y vulgar. Manrique tributó un homenaje al marino con una de sus grandes habilidades: la reutilización de desechos, de un barco en este caso.

El Almacén, el mayor regalo que César le hizo  a Arrecife

El primer edificio del Arrecife Gran Hotel contenía un mural (1970) que fue arrancado de su enclave original en los años noventa y en la actualidad se encuentra en el vestíbulo del Hotel RIU Meloneras de Maspalomas. El Real Club Náutico de Arrecife alberga y conserva un mural que realizó en 1962. Justo enfrente y hacia el mar se encuentra el Islote de Fermina, donde el artista proyectó una intervención en los años sesenta del siglo pasado. Quedó inacabada y parece que, por fin, más de medio siglo después este espacio va a encontrar una utilidad.

Muy cerca, en la Calle José Betancort, se alza El Almacén, el mayor regalo que César le hizo a Arrecife, inaugurado en 1974 y concebido para el desarrollo de la cultura contemporánea: teatro, poesía, pintura y escultura, cine de arte y ensayo... En la actualidad es propiedad del Cabildo de Lanzarote, desarrolla una gran actividad cultural y su bar, que lleva el nombre de Picasso, es un importante punto de encuentro.

El antiguo Parador Nacional de Turismo conserva varios murales. Al cumplir treinta años de edad, en 1949, César Manrique pinta los bocetos de los murales del Parador, que realiza al año siguiente. Un mural se encuentra en el antiguo restaurante, en tres escenas individuales: ‘El Viento’, ‘La Pesca’ y ‘La Vendimia’. En la actualidad, el local es el aula magna de la sede de la Universidad Nacional a Distancia (UNED) en Arrecife. 

Murales en el antiguo Parador y en la Casa de la Cultura

El otro mural, ‘Alegoría de la Isla’, se halla en la antigua cafetería del Parador, reconvertida en Biblioteca de la UNED. La influencia del Picasso clásico se observa en las figuras que componen los distintos paneles. En 1951, pinta telas y pieles de cabra para cubrir los desnudos femeninos del mural ‘Alegoría de la isla’, instado por la Dirección General de Turismo, al considerarlos impúdicos.

En el parque José Ramírez Cerdá y sus alrededores hay que hacer varias paradas. Una en ‘El Pirulí’ de piedra volcánica situado frente a la fachada principal de la UNED, y otra en el parque infantil, cuyo estado actual es penoso y está a la espera de ser restaurado para recuperar su esplendor. Al otro lado de la calle, en la oficina de CaixaBank, debe haber una pieza mural realizada en madera.

Un poco más adelante, en la Casa de la Cultura ‘Agustín de la Hoz’, una de las salas lleva el nombre del artista y contiene dos murales y varios cuadros con su pintura matérica. En 1947, cuando aún cursaba estudios de Bellas Artes en Madrid, realiza varias pinturas murales en el antiguo Casino de Arrecife. En ellas representa la arquitectura tradicional, el paisaje, personajes, y la flora y fauna de la isla, con un aliento cubista. 

La gran obra de arte público es el Museo Internacional de Arte Contemporáneo

Otra parada es la Plaza de Las Palmas, cuyo perímetro es una obra de Manrique de mediados del XX y que ejecutó su mejor intérprete: Luis Morales Padrón. Este espacio también aguarda desde hace años una intervención adecuada. Detrás de la Iglesia de San Ginés aparece el Charco de San Ginés, cuyo paseo marítimo lleva su impronta, pero el artista falleció antes de concluir esta obra. En la casa que alberga el antiguo Bar Ginory nació César Manrique.

Un poco más allá, en la Plaza del Hospital Insular, se encuentra una escultura suya de homenaje al Dr. José Molina Orosa, fechada en los años sesenta. Pero la gran obra de arte público de César Manrique en Arrecife es el Museo Internacional de Arte Contemporáneo del Castillo de San José, que data de mediados de los años setenta, integrada en la red de Centros de Arte, Cultura y Turismo.

En la oficina de CICAR ubicada en el puerto deportivo Marina Lanzarote hay una reproducción del mural que el artista realizó para la primera terminal del Aeropuerto de Lanzarote, un retrato de la geografía física y humana de la isla. En 1953 y por encargo del Cabildo Insular, el artista comienza a trabajar en un gran mural para la sala de viajeros de dicha terminal, convertida en la actualidad en sede del Museo Aeronáutico

Da para un buen paseo seguir el rastro de la huella artística de César Manrique en Arrecife.

Un recorrido por la huella artística de César Manrique en Arrecife
Comentarios