OBRAS

La situación del kiosko en La Garita hace peligrar el proyecto para renovar la imagen de la playa

FOTOS: Nuevo proyecto para La Garita

El alcalde accidental de Haría explica que la subvención para este proyecto se caduca a finales de 2022, por lo que desde el Ayuntamiento han solicitado "con urgencia" el desalojo de este "chiringuito", que además llevaría "años operando con la concesión municipal caducada".

La situación del kiosko en La Garita hace peligrar el proyecto para renovar la imagen de la playa

El proyecto previsto para la zona de La Garita, en Arrieta, prescindiría de algunas infraestructuras que actualmente se encuentran en la zona. Concretamente, el conocido como 'chiringuito', o kiosko sería una de las infraestructuras que tendría que desaparecer si se llevaran a cabo las reformas previstas.

El kiosko llevaría "años operando con la concesión municipal caducada"

Según ha expresado el alcalde accidental del municipio norteño, Víctor Robayna, a este medio, la subvención para el proyecto se caducaría a finales de este 2022, por lo que desde el Ayuntamiento han solicitado "con urgencia" el desalojo de este Kiosko. Además de este motivo, según explica el alcalde, el kiosko llevaría "años operando con la concesión municipal caducada". Una situación que "también está ocurriendo en muchos centros socioculturales, lugares que están explotando personas sin un contrato que esté en vigor".

Según alega el alcade, el plazo de ejecución de este proyecto en la playa finaliza en diciembre, por lo que estarían con "los tiempos ajustados". "La técnico ya nos ha asegurado que hay que prescindir del chiringuito si queremos comenzar con las obras", puesto que de lo contrario "no estaríamos haciendo algo legal". "El kiosko se ha ido adaptando a las necesidades de quien lo ha explotado y ha ocupado además más espacio del que le correspondía en un principio", añade Robayna.

"Espacio de convivencia entre jovenes y mayores, con actividades de mar"

"La Garita necesita un lavado de cara, y nosotros queremos dárselo, aunque la situación es complicada", reconoce. Robayna habla de un proceso "lento", y apunta que, de momento, el asunto ya se llevó al último pleno. Sin embargo, ahora el afectado y la persona que actualmente está llevando el bar tiene un periodo para presentar alegaciones. El acalde "espera" que el tema "no tenga que terminar en los tribunales", algo que impediría cumplir con el plazo para realizar las obras.

Si finalmente se llevansen a cabo, Robayna explica que "el nuevo proyecto no contempla un chiringuito así". Sobre esto, argumenta que quieren apostar por un "espacio de convivencia entre jovenes y mayores, con actividades de mar, y una buena accesibilidad".

En el caso de mantener algo similar, cosa que en principio no contempla la obra, "hay que ser sutiles, coherentes y respetuosos, legalizar la actividad, la instalación y dar la oportunidad a todos los vecinos", señala. Robayna añade que en el proyecto previsto se visualizan zonas más modernas, con puntos de información turísticos o para la juventud.

Respecto a los centros socioculturales, el alcalde accidental asegura que ya han empezado "el camino para ir legalizándolos", empezado con el de Ye. "Lo legalizamos y lo adaptamos a la ordenanza de actividades clasificadas". Un proceso, según expone, que seguirán haciendo con el resto de "teleclubs" del norte.

 

La situación del kiosko en La Garita hace peligrar el proyecto para renovar la imagen de la playa
Comentarios