PATRIMONIO

Se llevan hasta los tableros del yacimiento de Zonzamas y rayan grabados de los majos

Robaron los tableros situados en el yacimiento para trabajar y detectaron nuevos trazos sobre los grabados del yacimiento arqueológico la Piedra del Majo.

Se llevan hasta los tableros del yacimiento de Zonzamas y rayan grabados de los majos

El área de Patrimonio del Cabildo Insular de Lanzarote ha informado recientemente de un robo que tuvo lugar en el yacimiento de Zonzamas. Según apuntan, este atentado no supuso ningún daño para las estructuras arqueológicas. Sin embargo, la preocupación viene por la asiduidad con la que se comenten últimamente este tipo de actos.
 
En este caso concreto, robaron los tableros amarillos que marcan por dónde pasar y pisar mientras se trabaja en el yacimiento. Este último acto viene a sumarse a otros de similar naturaleza que se han producido en otros yacimientos.
 
El Patrimonio Histórico contribuye a definir y entender a la sociedad en la que vivimos, por lo que se convierte en uno de los elementos más valiosos que tiene en este caso la isla de Lanzarote. Desde el área de Patrimonio insisten, “la forma en que las generaciones precedentes han concebido su forma de relacionarse y de interactuar con el medio en el que se inscriben, se plasma en cada uno de los bienes patrimoniales, de ahí su valor”. Por esta razón, añaden, “los atentados hacia el Patrimonio son actos que en muchas ocasiones son imposibles de valorar y que suponen una pérdida irreparable para cada una de nosotros”.
 
A pesar de ser legalmente las Administraciones quienes tienen la obligación de su conservación y custodia, los ciudadanos también deben implicarse y proteger estos lugares y objetos, convirtiéndose una especie de guardines del territorio.
Atentado a grabados rupestres
 
Hace unas semanas, durante las tareas habituales de vigilancia, también se detectaron trazos de nueva factura sobre los grabados podomorfos del yacimiento arqueológico la Piedra del Majo. Cabe recordar que estos grabados rupestres son de enorme importancia, como documentación arqueológica, además de testimonio de la cultura aborigen de los Majos. 
 
Este tipo de actos delictivos suponen un atentado hacia nuestro singular patrimonio arqueológico y hacia la memoria de los primeros pobladores de la isla. Desde Patrimonio recuerdan, “el patrimonio arqueológico es un legado, una herencia que tenemos la obligación de conservar para la generaciones futuras”.
 
Cabe recordar que estos últimos días también hemos conocido el robo en el Castillo de Santa Bárbara, en Teguise, y más recientemente otro en el Castillo de San Gabriel. Ambos actos vandálicos que también suponen un atentado contra la historia, el patrimonio y la cultura de Lanzarote.

Se llevan hasta los tableros del yacimiento de Zonzamas y rayan grabados de los majos
Comentarios