Relatos de Vida

Adiós a la Zapatería Félix: "Empezó por necesidad hace 45 años y terminó siendo mi pasión"

Entrevista Relatos de Vida en la Zapatería Félix de Arrecife
Félix Hernández y María del Carmen Rodríguez ya han cerrado las puertas de la Zapatería. En una entrevista el zapatero recuerda las más de cuatro décadas al frente del negocio
Adiós a la Zapatería Félix: "Empezó por necesidad hace 45 años y terminó siendo mi pasión"

Un negocio que ha conseguido superar distintas crisis, un local que se fue modernizando, adaptándose a gustos y modas de sus clientes. Una actividad que ha dado sustento hasta a tres generaciones en la familia Hernández. La Zapatería Félix, ubicada en Arrecife, bajó definitivamente sus persianas el pasado 22 de diciembre de 2022.

Félix Hernández Saavedra, que representa la tercera generación del negocio familiar, cierra las puertas del negocio junto a su mujer, María del Carmen Rodríguez Dorta, quien desde siempre le ha acompañado con diversas labores en la zapatería. Una decisión que llega más de cien años después de que el abuelo Marcial abriera en Mácher.

Pero a pesar del peso que llevan Felix y María del Carmen con más de 40 años de trabajo a sus espaldas, sin apenas descanso, él mantiene una preocupación en su cabeza… Su jubilación podría poner fin en Lanzarote a este oficio artesano.  Y es que la Zapatería Felix es mucho más que la reparación de zapatos. Igual te arreglan el calzado, como te levantan los cuarenta centímetros de una bota de drag queen o te solucionan aspectos relacionados con la ortopedia.

Y así empecé, hasta terminar trabajando con todo lo que me llegaba a las manos 

Félix Hernández Saavedra se trasladó en la entrevista a su infancia. Desde muy pequeño vivía rodeado de zapatos, época en la que su abuelo Marcial Hernández Déniz en el pueblo de Mácher, allá por 1915, comenzó con el negocio. Y así fue pasando el tiempo. Después del abuelo, fue el turno del padre de Félix, que llegó después de la guerra para hacer el relevo. En el año 1945 siguió con este oficio, especializándose en un comienzo en calzado de mujer.

Así durante más de más de 100 años, entre Mácher, con parada en Luis Tres Guerras, hasta la capitalina calle Hermanos Zerolo, donde se establece la zapatería en el año 1977. Unos comienzos nada fáciles para Félix, en los que todavía su padre, ya jubilado, mantenía el gusanillo y le acompañaba en algunas tareas dentro de la zapatería. También su mujer, quien trabajaba en ese entonces en un pequeño negocio que abandonó decididamente para colaborar con él.

De cada diez clientes, tres llevan una rectificación ortopédica

"Yo estaba trabajando de fontanero, pero iba todo muy mal, no había trabajo. Y entonces mi padre fue el que me dijo que probara, y me especializara en el tema de la media ortopedia y de reparación de calzado. Y así fue, hasta terminar trabajando con todo lo que me llegaba a las manos”. 

Sobre los retos a los que se ha enfrentado, Félix recuerda una anécdota en la que le pidieron que le hiciera un zapato a un dromedario, "al principio dije que no me atrevía, pero luego fui buscando ideas y trabajando, y lo conseguí". Lo mismo le ocurrió con las plataformas drag queen. Con paciencia y dedicación, las plataformas fueron otro éxito del zapatero. A lo que sí se dedicó Félix desde el principio fue a la ortopedia. De hecho, cuenta que “de cada diez clientes, tres llevan una rectificación ortopédica”.

La Zapatería Félix deja un gran vacío después de 108 de actividad. Cierran las puertas y Félix solo tiene recuerdos bonitos y emotivos de todo este tiempo. Y es que lo que empezó siendo una necesidad, terminó siendo una pasión absoluta. “Jamás pensé que llegara a ser zapatero, a pesar de haberme criado entre zapatos”, reconoce Félix Hernández. La pareja cierra el negocio después de más de cuatro décadas para poder disfrutar, de la vida y de su familia. Pero no están dispuestos a que este oficio quede en el olvido. Por eso, Félix ya ha mostrado su voluntad de enseñar a quienes estén dispuestos a aprender, tal y como él aprendió de su padre. 

Adiós a la Zapatería Félix: "Empezó por necesidad hace 45 años y terminó siendo mi pasión"
Comentarios