biosferadigital
Se propone regular diversos usos y actividades

Guacimeta y La Graciosa, dos sebadales dañados por el turismo

biosferadigital 9/2/2017

El Ministerio de Medio Ambiente se ha visto obligado a admitir el daño que la explotación turística ha causado a catorce santuarios marinos protegidos bajo su competencia en las Islas Canarias. Dos de ellos se encuentran en Lanzarote: los sebadales de Guacimeta y de La Graciosa. Los catorce santuarios son más de la mitad de las veinticuatro Zonas de Especial Conservación (ZEC) distribuidas en la denominada región Macaronésica, una de las más extensas de los mares europeos.

La mayoría de las zonas tratan de conservar los bosques marinos canarios: los sebadales. Esta hierba mantiene sujeto el fondo del mar. Sus raíces fijan el sedimento de los arenales impidiendo que queden a merced de las corrientes o los temporales. Se convierten así en crucial para el hábitat de especies en peligro, pero también para otras especialmente valiosas para el sector pesquero.
 
El Ministerio de Medio Ambiente ha reconocido que estos espacios protegidos están sometidos a “una alta y creciente presión turística que se ha traducido en un fuerte impacto sobre sus hábitats y especies bajo protección”, derivado de diferentes actividades náutico-recreativas, según explica en el documento inicial para regular estas actividades.
 
Por ello, en todas estas zonas se estima necesario regular diversos usos y actividades, como el fondeo en áreas con presencia de praderas de fanerógamas marinas, el buceo en cuevas sumergidas o semi sumergidas, el uso de motos náuticas y otras embarcaciones rápidas o aeronaves en zonas con presencia de cetáceos y/o tortugas, la regulación de las embarcaciones para excursiones turísticas organizadas y la regulación de las actividades turísticas y recreativas.
 
Con fecha 14 de septiembre de 2011, se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Orden por la que se declaran Zonas Especiales de Conservación (ZEC) 24 lugares de importancia comunitaria de la región biogeográfica Macaronésica de la Red Natura 2000, competencia de la Administración General del Estado, y se aprueban sus correspondientes medidas de conservación. Las catorce zonas dañadas suman 119.519 hectáreas de la Red Natura 2000.

1 Comentarios

El Ministerio también añade Cagafrecho. Son tres santuarios dañados por el turismo en Lanzarote y San Gines y los chicos de Turismo quieren aún más turistas y más de todo... Descerebrados

Añadir nuevo comentario