Opinión

Hablamos de educación

Foto: Archivo
Foto: Archivo
Hablamos de educación
Entiendo que si a uno le otorgan un título o premio o compromiso social, uno debería por el bien de todos ser consecuente con ese acto. Y de no poder serlo, pues educadamente rechazarlo.

Lo que normalmente se diría ser digno de él. Y de aquellos actos anteriores que te condujeron a él.

En caso que sea un otorgamiento a una sociedad o pueblo, aún es más importante ser garante de esa dignidad.

A Lanzarote, en su conjunto, se le otorgó el de Reserva de la Biosfera y creo que es hora de devolverlo. Y dejar de mercadear con él.

¿Por qué? Por educación. No hemos conseguido hacer un proceso de auto educación con relación a esos temas. Y lo peor es que nuestros dirigentes políticos son los que cada vez manifiestan una mala educación más grande. Que no es lo mismo que falta de educación.

Así entiendo, que ser bien educado en una reserva de la biosfera incluiría sí o sí el debido respeto a los seres vivos y eso dentro del concepto "la biodeversidad", no ni de coña la manida sostenibilidad. Dado que somos esa reserva de la biosfera que ya por su solo nombre nos da ingentes beneficios a los humanos. Maleducado sería utilizando sus sinónimos alguien: Grosero, rudo, brusco, irrespetuoso, bruto. O grosera, ruda, brusca, irrespetuosa, o bruta.

Es cierto que la figura de reserva de la biosfera incluye diferentes tipos de categorías dentro de ellas. Las llaman zonas núcleos, zonas tampón y zonas de transición.

La educación en general también funciona así, hay una para la puerta del cine más laxa. Otra para comprar los millitos un poco más intensa. Otra para la sala del cine cuando aún no ha empezado la peli y otra para cuando ya la peli empieza y en la que por lo general ya todo el mundo tiene claro lo que es una falta de educación.

Digamos entonces que aquí la peli empieza a rodar con las zonas núcleos. Y ahí me perdonan gentes responsables  del cabildo, su mala educación (que en las otras zonas sería discutible) es clamorosa.

En el caso de la reserva creo que no es real empezar la nomenclatura por la zona de transición, obviamente hay una zona desde donde se transita previamente. Ahí en esa zona donde pasan la vida, les reconozco que no son clamorosamente mal educados o educadas más bien diría son glamurosamente educados o educadas. Y les molesta muchísimo las estridencias y escándalos nada glamurosos por otro lado, de los que llaman la atención sobre el deterioro de las otras zonas descritas. Y se miran unos a otras, u otras a unos, u otros a otros, o como el último caso otras a otras. Diciendose que mal educados y educadas son.

Con ese glamour recibieron o recibimos el título de reserva de la biosfera, con el mismo deberíamos entregarlo. O dejar ese glamour y ser consecuente al menos e ir empezando a ser educados y educadas con las zonas núcleo y las de tampón. Que son quitando las masas marinas incluidas Timanfaya y sus aledaños volcánicos y los riscos y partes del jable de famara un fisquito de nada. En el fondo uno pide ese poquito rato de educación, que la película hace ya muchos años que empezó y ni se oye, ni se ve nada.

Mantener el título de reserva de la biosfera es engañarnos a nosotros, a la gente que está creciendo y educándose y engañar al mundo.

Ahora bien, ¿esta carta es oportuna o inoportuna en relación al asunto Elena Solis? Ni de lejos es un apoyo de ningún tipo a ella. Sencillamente porque forma parte de una historia vieja y siempre presente donde con muy mala educación algunos y algunas alteraron los procesos democráticos primero en el Guincho y luego en PODEMOS. Y Elena fue nombrada a dedo por esos actores.  Así que lo que sí puedo decir es que hemos tenido una gran bronca de muy mala educación. Vamos como para un plató de Sálvame, entre camioneros, pilotos, los de podemos que ya se habían cargado a los de podemos, y los del Psoe y demás grupos del cabildo. Si es que eso de PODEMOS y Psoe y grupos existe o solo son 4 o 5 personas decidiendo por todos. No lo sé. No tengo pruebas ni referencias de que existan tales partidos (funcionales).

Y porque hablo de reserva de la biosfera y no me atengo al plan insular o los Prug de los espacios naturales o los planes generales de los municipios. Pues porque ahí ya habría que entrar pasados 30 o más años en sencillamente analfabetismo absoluto, ya no es la película es que han sido incapaces de escribir una sola línea, para la biodiversidad. Linea útil, aclaro.

Un ejemplo de lo que hablo. Cuando vas al cabildo a su templo, lo primero que encuentras es un segurita que además te pasa la mochila y a ti por la maquineta tipo aeropuerto. Día y noche el edificio está custodiado. Y me parece lógico y bien, aunque exagerado. No lo hacen ni en los bancos.

Cuando vas a Alegranza, entras por donde te da la gana con lo que te da la gana y sales por donde te da la gana y con lo que te da la gana.

Saben lo que tienen que custodiar y lo que les importa un carajo.

Y lo que saben para mí es de muy poca educación. Es decir : grosero, rudo, brusco, irrespetuoso, bruto.O grosera, ruda, brusca, irrespetuosa o bruta.

¿Con qué?, pues lo repito, con la biodiversidad.

Tampoco es para rasgarse las vestiduras, parece ser que es la actitud general para con el planeta.

Pero al planeta no se le declaró entero reserva de la biosfera, se eligen pequeños lugares para experimentarnos si somos capaces de cambiar las prioridades. Es como si estuvieras de voluntario probando una vacuna para ver si se salva la humanidad y a escondidas no te la pusieras y te llevarás la pasta.¿maleducados?.

Soy consciente que con 66 años y lo dicho, esto mayormente parece de viejo perreta y que no aporto nada creativo al momento.

Pero honestamente, se que hay cosas que recuperar si queremos alguna oportunidad de no salir tan mal parados de la que se avecina o al menos de pararnos y no salir con el sálvese quien pueda.

Y la educación y “la palabra dada” creo que son elementos fundamentales para afrontar el porvenir.

A partir de pronto los discursos políticos o son educados y medidos con total honestidad con la palabra que se da. O a los partidos políticos o lo que queda de ellos les quedan cuatro días, esto va muy rápido.

Y eso hará el viaje extremadamente duro para los más débiles, y no te puedes imaginar hasta qué punto lo de más débiles se va a ampliar. Y cuando digo que no lo puedes ni imaginar es que no lo puedes. Ni yo.

No hay esperanzas de ningún tipo, solo queda cambiar o que la biodiversidad nos cambie. Pero la biodiversidad no es compasiva, simplemente es. Pero la inteligencia que sostiene esa biodiversidad sí lo es. Y está al alcance. Ja, si se la trata con educación y se le da la palabra.

Las que  tienes dentro de la cabeza con todos sus imparables pensamientos, esa que siempre te da la razón, esa no da ni para empezar. Eso no es la inteligencia. Pero sirve bien usado para acceder. Si has llegado hasta aquí puedes tener la razón en lo que quieras decidir sobre estas opiniones.

Si vas a usar los comentarios te agradecería que los usaras para ayudarme. Para guiarme. Si no miras en tus razones y observas la inteligencia de la que te hablo, me entenderás y entenderás la tremenda urgencia que tengo de tu ayuda. Llegados a este punto es obvio que somos lo mismo. Inexorablemente compartimos destino. ¿Qué de todo este alegato tiene que ver con la inteligencia?

El movimiento. Solo el movimiento.
Hablamos de educación
Comentarios