Pueblo y entorno, en situación límite

¿Qué hacer con La Caleta y Famara?

Mesas de trabajo multisectoriales en Famara
Mesas de trabajo multisectoriales en Famara
Por primera vez, el Cabildo de Lanzarote se preocupa de preguntar detalladamente a todos los sectores que interactúan en el pueblo, en la playa y en su entorno
¿Qué hacer con La Caleta y Famara?

Las áreas de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote y de la Reserva de la Biosfera continúan con el proceso de participación en Caleta de Famara, una vez recibidas las conclusiones y la hoja de ruta de los talleres realizados el pasado mes de marzo en el marco del movimiento colectivo “La Caleta de Famara ¡te necesita!”.

“Dicha hoja de ruta servirá para orientar la toma de decisiones en la gestión del entorno de Famara, donde destaca como problema fundamental la pérdida y degradación ambiental del jable como ecosistema único en la isla de Lanzarote, dada la sobrecarga que se ejerce en el espacio”, explica la consejera de Medio Ambiente y de la Reserva de la Biosfera de la institución insular, Elena Solís

En los talleres de “escenario de futuro” (EASW) que se llevaron a cabo el pasado mes por parte del Grupo MUSE (Mediación urbana y sociología del espacio), cuyas conclusiones se han recibido ahora, estuvieron presentes diferentes sectores económicos como comercio, hostelería, alquiler vacacional, escuelas de surf; asociaciones y colectivos. así como ciudadanos y ciudadanas a título individual, técnicos de la administración pública, colectivos ecologistas y cargos púbicos tanto del Ayuntamiento de Teguise como del Cabildo.

“En general el proceso se valora como positivo al comportar una buena herramienta de confrontación de los problemas. Además, se estima la necesidad de crear un órgano gestor para exigir responsabilidades, coordinación y evaluación”, señala Solís.

Asimismo, la consejera recuerda que “Famara acoge dinámicas naturales ligadas al ecosistema del Jable, que resultan determinantes para la compatibilidad de usos y las actividades propias de lugares como Caleta de Famara, la playa, Island Homes (urbanización conocida como Los Noruegos), San Juan o El Rincón”.

“Estas cuestiones derivan de la fragilidad del ecosistema, al que se le ha reconocido un estado grave de deterioro y de degradación de los valores ambientales”, añade Elena Solís, que explica que “la problemática que ha incentivado el movimiento de los agentes sociales y ciudadanía en Famara encuentra por tanto, causas y consecuencias diversas, sobre todo porque no son espacios estancos sino espacios íntimamente vinculados que se interrelacionan y que más que fotos fijas son procesos dinámicos y complejos”.

Por ello es por lo que en los talleres participativos se han tratado asuntos muy diversos, a pesar de que algunos no respondan a las competencias de quienes han promovido su celebración.

No obstante, tanto la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo como la Reserva de la Biosfera tomarán en consideración aquellos resultados que sí tengan cabida en el desarrollo de sus competencias y harán lo posible en aquellas otras cuestiones en las que se encuentren limitaciones por el alcance competencial promoviéndose la cooperación interadministrativa, o lo que se entiende en el marco de la Agenda Canaria 2030 como la colaboración y alianzas necesarias para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible 17.

Por último, se propondrá la creación de un Consejo Local de Medioambiente de Caleta Famara como espacio en el que debatir, asesorar, evaluar y exigir actuaciones a los diferentes agentes públicos y privados que están afectados por el espacio.

¿Qué hacer con La Caleta y Famara?
Comentarios