CIUDAD

Una escultura de 7 metros de altura a las puertas del Charco para recordar al viejo del mar

"Pescador con marlín", así se llama la obra de Jorge Isaac Medina que ocupará la rotonda del acceso al puerto deportivo de Arrecife y que pretende ser "un homenaje al insigne marinero arrecifeño Gregorio Fuentes Betancourt", patrón del barco de Hemingway y en quien pudo inspirarse para su afamada novela El viejo y el mar.

Una escultura de 7 metros de altura a las puertas del Charco para recordar al viejo del mar

En su empeño "de dotar a la ciudad de mayores atractivos y manifestaciones culturales", el Ayuntamiento de Arrecife ha encargado al artista Jorge Isaac Medina, la realización de una escultura homenaje a uno de marineros más afamados del Charco de San Ginés: Gregorio Fuentes Betancourt.

La obra, presentada por la alcaldesa de Arrecife y el apropio utor, será de gran formato, alcanzando los 7 metros de altura. Llevará una embarcación y un pez marlín, de aproximadamente 5 metros cada uno, y será trabajada en hierro y acero sobre una base de hormigón.

Gregorio Fuentes Betancourt, en palabras de la alcaldesa, “es un personaje de leyenda, pues según todos los indicios, fue la persona que inspiró a Ernest Hemingway para escribir El viejo y el mar. Un detalle que es especialmente emotivo, porque se dice que Gregorio Fuentes jamás leyó una línea de la novela. No lo hizo porque, tristemente, no sabía leer”.

"Y es que eran otros tiempos de hambrunas y sequías", prosigue Astrid, "en los que mucha gente tuvo que irse de la isla". Gregorio lo hizo con seis años "y los ojos llenos de mar", en el vapor Joven Antonio, acompañando a su padre que moriría en la travesía, por lo que tuvo que vivir de la caridad en la isla caribeña.

Al principio fue hacia las zonas del interior para ganarse la vida, pero en cuanto le fue posible regresó al mar y se instaló en la localidad de Cojímar, situada a unos siete kilómetros de La Habana. Trabajó muy duro, ahorró y regreso a Lanzarote para llevarse a su familia con él… en esa isla vivió hasta su muerte.

La contemplación de “El pescador con Marlín”, será posible antes de final de año, pues el plazo de ejecución y montaje es de cinco meses.

Una escultura de 7 metros de altura a las puertas del Charco para recordar al viejo del mar
Comentarios