ANIMALES

De objetos a seres vivos: en marcha una reforma para el bienestar y la protección de los animales

Se trata de una proposición de ley que apuesta por reconocer jurídicamente a los animales como seres vivos y que incorpora también la custodia de las mascotas 'atendiendo a su bienestar' en separaciones o divorcios, si las partes no alcanzan un acuerdo.

De objetos a seres vivos: en marcha una reforma para el bienestar y la protección de los animales

A pesar de la indudable sensibilidad y el bien que llegan a hacer a los humanos, hasta ahora, los animales eran considerados simples objetos. Con el paso de los años, y del mismo modo que en otros tantos aspectos, esto ha cambiado. El asunto de los animales también ha requerido de varias modificaciones legales. 
 
La última se discutirá este martes en el Congreso de los Diputados. Una proposición de ley que apuesta por reconocer jurídicamente a los animales como seres vivos dotados de sensibilidad. Hasta ahora, se equiparaban a cualquier otro objeto o a cualquier otra propiedad que podía ser embargada o hipotecada dependiendo de su valor económico, sin tener en cuenta su bienestar o su protección.
 
Evitando el maltrato, el abandono y la provocación de una muerte cruel o innecesaria 
 
En nuestra sociedad los animales son, en general, apropiables y objeto de comercio. Sin perjuicio de ello, la relación de la persona y el animal, ha de ser modulada por la cualidad de ser dotado de sensibilidad, de modo que los derechos y facultades que se posean sobre los animales han de ser ejercitados atendiendo al bienestar y la protección del animal, evitando el maltrato, el abandono y la provocación de una muerte cruel o innecesaria.
 
Del mismo modo, se determinan los criterios para que los tribunales puedan decidir a quién se entrega la custodia de las mascotas “atendiendo a su bienestar” en separaciones o divorcios, si las partes no alcanzan un acuerdo. Así, el juez de familia podrá determinar el tiempo que deberán permanecer los animales con cada uno de los cónyuges, y el reparto de las cargas asociadas a su cuidado, con independencia de quién sea el dueño, señala la exposición de motivos de la ley.
 
Fijarse en el comportamiento individual, sin tener en cuenta “la raza concreta con la que ha nacido”
 
Por último, se modifica el artículo 605 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, para declarar absolutamente inembargables a los animales de compañía en atención al especial vínculo de afecto que liga a los animales de compañía con la familia con la que conviven. Esta previsión rige sin perjuicio de la posibilidad de embargar las rentas que dichos animales puedan generar. 
 
Estas modificaciones se suman al anteproyecto para modificar la Ley 50/99 sobre animales potencialmente peligrosos (PPP) para fijarse en el comportamiento individual de los animales de compañía, sin tener en cuenta “la raza concreta con la que ha nacido” y evitar así prejuicios “injustos”. La norma establecerá un mecanismo de validación de comportamiento de cada ejemplar.  Una moficación que el Gobierno espera presentar el próximo mes de mayo.
 
Además, el anteproyecto de ley prevé que los perros que necesiten algún “manejo particular” se deben educar con técnicas de mejora de comportamiento para que dejen de ser peligrosos. Por otro lado, también se tiene prevista otra modificación del Código Penal para actualizar al alza las penas por delitos de maltrato animal.

De objetos a seres vivos: en marcha una reforma para el bienestar y la protección de los animales
Comentarios